Peralta y el sindicato petrolero juntos ante las operadoras

El gobernador Daniel Peralta se instalará hoy en Buenos Aires, donde se reunirá con referentes de compañías petroleras y del Sindicato de Petroleros Privados de Santa Cruz para mediar en el conflicto que hoy cumple 12 días y que provoca enormes pérdidas para el Estado y para toda la actividad privada de la región.
Aunque recién mañana se hará la reunión formal convocada por el Ministerio de Trabajo, Peralta quiso adelantarse un día para encontrarle algún "canal de diálogo" al conflicto, pero también para preparar el encuentro que -también mañana- tendrá con la presidente Cristina Fernández de Kirchner, cuyos temas de conversación rondarán acerca de esta cuestión, la Ley Corta de hidrocarburos y hasta la posibilidad de aumentar el precio interno del petróleo.

El mandatario provincial tomó el avión en Gallegos ayer por la tarde, y lo mismo hicieron desde Comodoro, Héctor Segovia y algunos integrantes de la comisión directiva del sindicato, como Diógenes Padilla y Carlos Garrido.

Peralta primero tomaría un café en Buenos Aires con los sindicalistas ya que sentó una posición fuerte a favor del gremio, conminando a las operadoras a que presenten un plan de inversión.

"Nos alegra que Peralta nos acompañe para aunar criterios, además porque la Provincia también es rehén de las operadoras", dijo ayer el vocero sindical, Marcelo Salguero, desde Caleta Olivia.

El gobernador advirtió que "no voy a renunciar" por esta crisis, mientras Salguero redobló la apuesta: "si el gobierno cae, nosotros lo vamos a acompañar".

NUMEROS

En la reunión de mañana en el Ministerio también participarán los gremios petroleros de otras provincias, aunque ninguno realizó paro y tendrían medio conflicto resuelto porque aceptarían el 20 por ciento de aumento escalonado al básico. Sólo les restaría discutir montos de ítems como paz social, torres, viandas y horas de viaje.

A los trabajadores de Santa Cruz no les cerraría sobre todo la forma del aumento escalonado que se calcularía siempre tomando como base el sueldo de junio. Si ese incremento fuera acumulativo, tal vez la solución estaría cerca.

Es probable que el mandatario santacruceño esté acompañado por el secretario de Trabajo, Raúl Santibáñez, uno de los hombres del gabinete provincial que más tiempo estuvo la semana pasada en Capital Federal para acercar posiciones.

"Esta situación es muy grave para la Provincia y afectará también a lo social", advirtió ayer Santibáñez en un reportaje radial. "Ya nos ocurrió el año pasado con el paro de 32 días que nos dejó en una situación muy incómoda y hoy estamos en la misma situación", sostuvo.

También recordó que Santa Cruz está perdiendo entre 800 mil y un millón de dólares por día.

TELEGRAMAS

La situación es preocupante incluso para los mismos trabajadores en huelga que, en algunas empresas, ya recibieron el segundo telegrama de intimación para que vuelvan a sus trabajos, o de lo contrario se los suspenderá (paso previo para los despidos).

Para el sindicato, el envío de esos telegramas responde a la presión que YPF (principal operadora en la zona norte) y Oxy hacen a las empresas regionales. De todas formas, algunas firmas contratistas dicen que no podrán soportar financieramente más días de huelga.

Esto ha provocado cierto resquemor en las bases del gremio, sobre todo porque no saben en qué derivará una huelga que se hace aunque exista una conciliación obligatoria decretada por el Ministerio de Trabajo.

También hay otros sectores del gremio que no tienen pruritos, sino que por lo contrario presionan para que no haya ninguna concesión al porcentaje de aumento salarial que se pide desde un primer momento: el 25 por ciento.

Eso lo dijo el intendente Fernando Cotillo, quien ayer agregó que "hay ánimos en algunos sectores sindicales" que se mantienen intransigentes, "y a nadie le hace bien estirar todo esto. Pedimos cordura en todos los sectores", agregó el jefe comunal de la segunda ciudad santacruceña, quien en su rogativa también incluyó a los empresarios hidrocarburíferos.

"Si las operadoras hubieran cumplido, no hubiésemos llegado adonde estamos", manifestó, apuntando que Caleta, ciudad petrolera por excelencia, "pierde no sólo por el porcentaje de regalías que percibe el municipio, sino porque están parados los comercios y los servicios".

Comentá la nota