Peralta decretó el congelamiento de ingresos a la Administración Pública

Con el fin de “contener” el gasto público ante la compleja situación económica que atraviesa la provincia, el Gobernador decretó ayer la suspensión de ingresos de personal a la Administración Pública e invitó a los Poderes Legislativo y Judicial y a los municipios a imitar la medida.
Tal como lo anunciara el pasado domingo durante la inauguración del período de sesiones ordinarias, y por medio del Decreto Nº 330/ 09, el mandatario dictó una medida que alcanza a todos los organismos de “la Administración Pública Central, Entes Autárquicos y Descentralizados y Sociedades del Estado” y que tendrá vigencia hasta el 31 de Diciembre de 2009.

“Suspéndase a partir del día de la fecha y hasta el 31 de Diciembre de 2009 la designación de personal en Planta Permanente, contratada y transitoria, para cubrir cargos en Organismos de la Administración Pública”, reza el artículo 1 del mencionado decreto, que en sus fundamentos indica que la necesidad de adecuación al contexto económico “implica adoptar decisiones urgentes”.

La norma exceptúa de la medida a las personas que “resulten imprescindibles para asegurar la cobertura de las funciones superiores”, como así también al personal “destinado a cumplir tareas en las áreas de educación, salud, seguridad, servicios especiales, aquellos que deriven de acuerdos logrados en convenciones colectivas de trabajo y los que se encuentren a la fecha con la autorización del Poder Ejecutivo”.

No obstante, señala que estas excepciones “serán evaluadas, previo informe fundado en cada caso, por la Jefatura de Gabinete de Ministros” y que en el caso de violar esta prohibición serán “responsables exclusivos de tales prestaciones de servicios irregulares los funcionarios del área donde se desarrollan las tareas”:

En el artículo 7º, en tanto, se invita a los Poderes Legislativo y Judicial y Municipalidades a dictar normas similares al presente”.

Por último, entre los fundamentos del Decreto 330/09 se establece que “el eficiente desarrollo de las políticas públicas obliga a extremar el control del gasto público a fin de garantizar el efectivo equilibrio presupuestario y financiero”.

Comentá la nota