Peralta culpa a las petroleras por la derrota en Santa Cruz

Peralta culpa a las petroleras por la derrota en Santa Cruz
Según el gobernador, generaron conflictos en busca de extender sus concesiones. Rechazo opositor.
Tras su inesperada derrota del domingo pasado, el gobierno kirchnerista de Santa Cruz endureció su discurso hacia las operadoras petroleras de la provincia, a las que responsabilizó por su revés electoral y conminó a cumplir con las inversiones comprometidas.

La carga contra las petroleras fue tomando forma en los últimos días como una estrategia del oficialismo para cerrar filas y recuperar la iniciativa política. El gobernador Daniel Peralta llegó a acusarlas de "chantajear" a su gobierno provincial para extender las concesiones: "Basta de chantajear con que si no me extienden las áreas no invierto", disparó días atrás.

El enfrentamiento creció este fin de semana y fuentes del sector petrolero consignadas ayer por el diario La Opinión Austral anticiparon su rechazo a los dichos de Peralta y dijeron que la "falta de seguridad jurídica" y los recurrentes conflictos gremiales impidieron "el desarrollo de los planes de inversión". Del lado del gobierno, trascendió que Peralta impulsará más controles.

En la provincia de Cristina y Néstor Kirchner, la derrota golpeó duro al oficialista Frente para la Victoria, que pasó de un 68,5% en la presidencial de 2007 a un 41,2% en la legislativa del domingo, que lo dejó casi un punto y medio por debajo de un frente opositor. Los análisis no soslayan la declinación K en todo el país, y factores puntuales locales. "Gracias por todo gobernador. Estamos con vos", dicen los pasacalles colgados en esta ciudad, claro que firmados por el justicialismo que encabeza el propio Peralta.

Pero la caída era impensada en el "norte petrolero", donde el FPV esperaba una victoria por más del 50 por ciento. En Caleta Olivia, segunda ciudad de la provincia, que llevaba a su intendente Fernando Cotillo como cabeza de la lista de diputados, el oficialismo apenas tuvo 38 puntos, contra casi 42 de la alianza de radicales, aristas y socialistas encabezada por el empresario Eduardo Costa. Cotillo había sido electo intendente en 2007 con 60 por ciento. "Parte del revés político fue por falta de cumplimiento de las operadoras", sumó sus baterías el intendente de Pico Truncado, Osvaldo Maimo, que perdió por décimas.

Peralta acordó una "concertación" con las petroleras para llegar sin despidos hasta las elecciones. "Se le pagó los sueldos a la gente pero se quedaron en sus casas, no fueron al campo (petrolero). No se tomó bien: el sector llegó arañando al 28, con cortes de ruta y conflictividad en la calle", evaluó el gobernador ante Clarín.

La oposición acusó a Peralta de no tomar decisiones antes y Costa le reclamó que, como primer paso, ordene una auditoría de los contratos. Algunos estiman que en las ciudades petroleras unos 4 mil trabajadores están en sus casas cobrando el básico y subsidios. Walter Cifuentes, socialista, ex candidato a diputado en el tercer lugar de la lista vencedora, también aseguró que las empresas "buscan generar caos para extender las concesiones", pero acusó a Peralta de levantar "una cortina de humo". Si bien no es un tema consensuado entre los ganadores, opinó que "hay que terminar con las concesiones, respetando la seguridad jurídica".

En Santa Cruz operan Panamerican Energy (hubo controversia cuando en 2007 se le extendió la concesión diez años antes de que venciera), Repsol-YPF, Oxy y Petrobras.

Comentá la nota