Peralta afirmó que el nuevo paro docente es "un callejón sin salida".

"El paro docente se plantea como un callejón sin salida, lamentablemente no tenemos forma de solucionarlo, no hay ninguna posibilidad, no hay recursos dentro del Estado", recalcó ayer el gobernador Daniel Peralta al ser consultado por el endurecimiento de las medidas de fuerza que ADOSAC iniciará mañana por 72 horas.
El mandatario volvió a explicar cómo "afecta la masa salarial sobre el presupuesto de la provincia", y dijo que el mismo tiene un déficit que "no lo hicimos caprichosamente".

Aunque anunció que el único punto de mejora salarial que se podrá concretar es la equiparación de las asignaciones familiares de los empleados provinciales con las de la Nación, "hasta un tope de 4.800 pesos que es lo que se está pidiendo".

Peralta agregó que se está "buscando la plata para poder afrontarlo", y no aseguró si se lo hará "este mes, o el mes que viene", pero aseguró que se cubrirá "al sector más desprotegido del empleado público, que es el que gana de cuatro mil pesos para abajo".

Luego consideró que "al congreso docente que se dio en la filial de ADOSAC de Caleta Olivia fueron con mandato de parar especialmente Caleta y Gallegos, de incrementar las medidas de fuerza y nosotros, a pesar de esto, estamos sentados en paritarias con un sindicato que nos está haciendo paro".

ACTITUDES DIFERENTES

También Peralta quiso contraponer la actitud confrontativa de ADOSAC con la más dialoguista de AMET (el sindicato que reúne a los docentes técnicos) "que quedó en la paritaria cuando se levantaron los representantes de ADOSAC", y que por ello "avanzaron" para "terminar con el tema de los concursos que es un tema estructural que tiene que ver con el fondo del problema educativo que tenemos y que apunta a la baja calidad".

En cuanto a un episodio con un par de policías que fueron a la sede sindical de Caleta a preguntar el motivo de la reunión cuando se estaba realizando el Congreso Provincial, el sábado pasado, Peralta dijo sin medias tintas que se tomaron medidas contra los uniformados y calificó a la acción de la fuerza de seguridad como "una vergüenza, un papelón, además una actitud aberrante que está reñida con los principios más básicos de la actividad sindical que yo mismo defendí y defiendo".

Recalcó que "ADOSAC tiene licencias gremiales" y que "no sólo no hay persecución sino que nosotros garantizamos la libertad sindical y de expresión en todos lados".

Asimismo se preguntó por qué el sindicato docente "no protesta de otra manera que no sea dejar sin clases a los chicos".

EL "AMIGO PEDRO"

"Le quiero decir con todo el dolor del alma al amigo Pedro Muñoz (secretario general de ADOSAC) y a su comisión directiva y delegados, que (el reclamo de aumento de sueldos básicos) es un punto que no tiene respuesta, no tiene solución ahora, se lo dijimos hasta el cansancio", afirmó. "Estamos a 48 días de una elección, qué más quisiera el gobernador, que además juega la legitimización de su proyecto en la Provincia, que poder tener a todo el mundo tranquilo y que la gente esté con los bolsillos llenos de plata, ¡qué más quisiera!", exclamó.

De todas formas, en su razonamiento dejó entrever una sospecha. "No quiero pensar -advirtió- que atrás de la profundización de las medidas haya una visión de la política en lo electoral, no quisiera pensarlo porque sería malísimo, nuestro desvelo es cada minuto de clases que pierden los chicos".

En cuanto a la acusación del gremio de que existieron sumarios a directivos de escuelas que no aportaron los datos de docentes que se plegaron al paro, Peralta dijo que "eso es mentira", y que el gobierno pidió la información a los establecimientos como una medida que lo hace cualquier Estado, pero que eso no es "persecución".

Comentá la nota