Los pequeños comercios repuntan las ventas tras la baja del poder adquisitivo

Debido a los abatares que está sufriendo la magra situación económica de un alto porcentaje de los formoseños que habitan en la capital.
Las grandes compras que se realizan a principio del mes habrían mermado, debido a que, la baja tendencia financiera lleva a vivir el día a día, por lo cual, dichos gastos han vuelto a recaer en las pequeñas compras que los vecinos acostumbraban tiempo atrás a realizarlas en los "almacenes de barrios".

"Nosotros siempre dimos más facilidades", comentó un pequeño comerciante del barrio La Paz. Y justamente este es el punto que lleva a los consumidores a no dirigirse con tanta intensidad a las grandes cadenas de supermercados, y optar por una opción que nunca desapareció y que siempre estuvo al alcance de "sus manos", los ya conocidos "almacenes".

"Es muy difícil llegar a fin de mes, es por eso que en vez de ir a realizar grandes compras, la vamos haciendo día a día", comentó un vecino del barrio Fontana, quien además agregó. "Si compramos de apoco, podemos controlar con más exactitud, y además comparamos precios y evaluamos con más criterio en qué gastar".

Libreta

Un beneficio que nunca desapareció, y que marca un pacto de confianza entre comerciante-consumidor es la mítica "libreta almacenera". La misma permite comprar a plazo, sin ningún tipo de intereses ni recargos, situación a la que temen los consumidores a la hora de tener que adquirir productos con tarjetas de créditos

.

"Yo jamás hice desaparecer la libreta, mis clientes son de mayor confianza, y por supuesto, ellos tampoco me han abandonado nunca", comentó un comerciante del barrio 2 de Abril.

"Antes por la comodidad nos íbamos al "súper", y traíamos todo de una vez, pero ahora, hay que pensar dos veces antes de gastar. Preferimos comprar en el barrio, y por supuesto además porque nuestro kioskero nos vende más barato", expresó riendo un vecino del barrio Guadalupe.

Comentá la nota