Peppo y Ayala renunciarán en diciembre.

En medio del fuego cruzado sobre las candidaturas «testimoniales». Tanto el ministro de Gobierno como la intendenta de Resistencia aseguran que asumirán sus funciones como legisladores.
En vista de sus futuros cargos como diputados provinciales, el ministro de Gobierno de la provincia, Domingo Peppo; y la intendenta de Resistencia, Aída Ayala, aseguraron en las últimas horas que renunciarán a sus cargos recién en diciembre, antes de jurar como miembros de la Legislatura chaqueña.

Sus expresiones tuvieron lugar en medio de un agrio intercambio de versiones entre radicales y peronistas, respecto a que ambas candidaturas son de índole «testimonial» y que, por lo tanto nunca irían a asumir las bancas.

Objetivo: presidencia

El primero que salió al cruce de esas versiones fue Peppo, quien descartó de plano esa posibilidad, luego que el presidente del comité provincial de la UCR, Benicio Szymula, señalara el sábado que «Peppo no va asumir si el oficialismo pierde las elecciones».

En tal sentido, el titular de la cartera de Gobierno aseguró que asumirá el cargo y que presentará su renuncia recién en diciembre.

Peppo afirmó que la intención es llegar a la presidencia de la Cámara, para lo cual el Frente Chaco Merece Más debería conseguir al menos once diputados.

Asimismo recordó que «desde tiempo atrás» viene elaborando un proyecto que permita una representación más justa y equitativa de cada una de las regiones de la provincia en la Legislatura. Iniciativa que, además, incluiría la reducción de 32 a 24 legisladores.

En consonancia con sus aspiraciones, el funcionario consideró que alcanzar la mayoría «es factible si tenemos en cuenta que en esta elección va a influir mucho la visión de los chaqueños sobre la gestión provincial, y las encuestas nos vienen mostrando una fuerte aprobación de la ciudadanía al trabajo del gobernador». Y que la ciudananía percibió que la oposición solamente «se dedicó a obstruir».

«Quieren confundir»

Por su parte, la intendenta Ayala dijo estar convencida que los rumores sobre su presunta postulación testimonial «solamente apunta a confundir... no soy una candidata de ese estilo».

«Desde la Alianza no avalamos ni apoyamos ese tipo de conductas», remarcó la jefa comunal.

En diálogo con Libertad FM Ayala despejó cualquier tipo de dudas o suposiciones sobre la forma en que actuará: «Seguiré siendo la intendenta de Resistencia hasta el 10 de diciembre». Y completó: «No voy a tomar licencia en mis actividades como intendenta, va a ser una campaña muy corta... así que eso me va a permitir cumplir con mis obligaciones en el municipio y también trabajar en la campaña».

Ayala señaló que desde la Cámara buscará «defender las autonomías municipales, para que esto que vimos con el giro de fondos no se haga una costumbre. Es una política calcada del gobierno nacional, que busca dividir y enfrentar a todos los sectores de la sociedad», apuntó.

Además hizo referencia a la polémica en torno al convenio de armonización entre Insssep y Anses: «Vamos a defender que los jubilados no pasen a depender de la Nación» y defendió la postura de la Alianza «lo del convenio no lo decimos solamente nosotros, sino que está escrito... no queremos asustar a la gente como señalan desde el oficialismo».

En cuanto a quién será su sucesor a partir del 10 de diciembre (momentáneamente será el presidente del Concejo, José Barbetti), Ayala respondió escuetamente: «El primer objetivo es ganar las elecciones del 28 de junio, a partir de ese momento empezaremos a analizar cómo se define mi sucesión».

Comentá la nota