El pepelón nacional

Los legisladores de la oposición no dieron quórum para iniciar la etapa de sesiones extraordinaria para tratar el Programa de Asistencia Financiera (PAF). Por seis veces consecutivas faltaron al recinte y la ley no fue tratada. Los empleados públicos se quedaron sin plus y sin aumento.
De esta forma quienes están presentes en el recinto señalaron que se trata un atentado contra la democracia y la sociedad’.Con esta seguidilla de ausencias de la oposición la provincia estaría perdiendo 230 millones.

En tal sentido, el presidente del Senado dijo que, ‘ellos dicen a través de la prensa y no vienen a debatir en el recinto que es el ámbito de debate’. Así con falta de quórum en Diputados y en Senadores una vez más cayó la convocatoria a Asamblea para iniciar el periodo de extraordinarias para tratar el PAF. Con esta seguidilla de ausencias de la oposición la provincia estaría perdiendo 230 millones para refinanciamiento de obras y sueldos.

‘Es la sexta convocatoria que hacemos con la mejor intención para el pueblo de Corrientes, expresan su idea con la prensa y no en el recinto es absolutamente lamentable la actitud de los legisladores, es un papelón nacional, prefieren no trabajar porque no están de acuerdo con algo’, dijo Rubén Pruyas.

El Senador Vicente Picó señaló que, no es una derrota como la oposición cree, si quieren adelantar las elecciones, adelantemos la campaña el pueblo no se olvida de las actitudes de todos’.

La mirada de los medios

Al gobernador de Corrientes no logró que la Legislatura le aprobara una ley, por lo que no entrará en vigencia un convenio y ahora deberá pagar una deuda al contado.

Pertenecer tiene sus privilegios... Al gobernador de la provincia de Corrientes, Arturo Colombi, habrá que sumarlo a la lista de disidentes del Gobierno nacional que sufren en carne propia el problema de no pertenecer al círculo de confianza del Gobierno nacional.

Ese círculo que supo integrar en tiempos en que era un conspicuo integrante del radicalismo K, junto a los gobernadores de Río Negro, Santiago del Estero, Catamarca y al vicepresidente Julio Cobos. Pero como correlato tal vez del voto no positivo, Arturo Colombi se apartó de ese sector en el que sólo quedó el fiel santiagueño Gerardo Zamora, que sigue suministrándole al kirchnerismo votos clave en el Congreso de la Nación.

Ese círculo que supo integrar en tiempos en que era un conspicuo integrante del radicalismo K, junto a los gobernadores de Río Negro, Santiago del Estero, Catamarca y al vicepresidente Julio Cobos. Pero como correlato tal vez del voto no positivo, Arturo Colombi se apartó de ese sector en el que sólo quedó el fiel santiagueño Gerardo Zamora, que sigue suministrándole al kirchnerismo votos clave en el Congreso de la Nación.

Ese círculo que supo integrar en tiempos en que era un conspicuo integrante del radicalismo K, junto a los gobernadores de Río Negro, Santiago del Estero, Catamarca y al vicepresidente Julio Cobos. Pero como correlato tal vez del voto no positivo, Arturo Colombi se apartó de ese sector en el que sólo quedó el fiel santiagueño Gerardo Zamora, que sigue suministrándole al kirchnerismo votos clave en el Congreso de la Nación.

Lo cierto es que el gobierno correntino venía lidiando con la Legislatura, que seis veces consecutivas no dio quórum para aprobar una ley que permitiría avalar un convenio con el Gobierno nacional para refinanciar el 75 por ciento de los vencimientos de una deuda de 232 millones de pesos. Ahora, con el convenio vencido al 31 de diciembre, deberá pagar al contado.

El traspié del gobierno correntino tiene que ver con la fuerte puja que vive esa administración con una oposición no sólo integrada por el peronismo, sino también por radicales que siguen al ex gobernador Ricardo Colombi, primo del gobernador actual.

Lo cierto es que la Asamblea Legislativa que volvió a intentar reunirse para habilitar el período de sesiones extraordinarias en el que debía tratarse el convenio, pero la misma reunió apenas a 13 diputados y seis senadores. Así las cosas, el nuevo fracaso echó por tierra la posibilidad de sesionar.

La pulseada muestra un nuevo giro del huevo y la gallina: la oposición reclama dar curso al pedido de los gremios para otorgar un aumento del 25 por ciento a los empleados públicos, y el gobernador dice ahora que la única manera de dar un aumento sería a través de la firma del Programa de Asistencia Financiera. Con ello, prometía dar un incremento y un plus por única vez de 350 pesos. Ahora no lo dará, expresó.

Desde la administración correntina se denunció "un plan de obstrucción sistemática para perjudicar al gobernador" y se advierte sobre intentos de "desestabilización" contra Colombi.

Desde la oposición, en tanto, afirman que su conducta obedece a que el gobierno provincial se niega a anunciar antes un aumento del 25 por ciento "con el uso de los ingresos de coparticipación federal". Por el contrario, acusan que la refinanciación la quiere el gobierno provincial para tener "más plata y gastarla en la campaña por la reelección".

La refinanciación perdida consistía en un plan de 96 cuotas, con una tasa fija del 6 por ciento anual, para el 75 por ciento de los 304 millones de pesos de la deuda próxima a vencer. Durante el año, la Nación le fue descontando con retenciones diarias de 1 millón de pesos hasta completar 232 millones, los que la Nación deberá devolverle sólo si tiene la ley provincial que avale la firma del convenio.

Comentá la nota