Pepe negocia con la oposición

Pese a contar con mayoría parlamentaria absoluta, el ex guerrillero tupamaro ya comenzó una ronda de negociaciones con los principales líderes opositores para acordar diversos temas de agenda que considera prioritarios.
A tres días de consagrarse como el presidente más votado en la historia del Uruguay, José "Pepe" Mujica decidió avanzar con el consenso más amplio posible: pese a contar con mayoría parlamentaria absoluta, el ex guerrillero tupamaro ya comenzó una ronda de negociaciones con los principales líderes opositores para acordar diversos temas de agenda que considera prioritarios. Incluso su mujer, la senadora reelecta por el oficialista Frente Amplio (FA) Lucía Topolansky, deslizó ayer que no se descarta la formación de un gabinete con presencia de opositores. "El Frente no puede cerrar un gabinete de ministros sin antes haber terminado de conversar con la oposición, ya que de lo contrario los ofrecimientos serían truchos", señaló la futura primera dama en declaraciones a una radio local. La apertura hacia la oposición, sin embargo, explicó Topolansky, se realiza desde una posición de fuerza, como en el truco. "Mujica es mano", dejó en claro la senadora.

La estrategia para lograr consenso ya se puso en marcha. Ayer, Mujica anunció que el próximo viernes se reunirá con el líder del Partido Nacional (Blancos, centroderecha) y rival en el ballottage, el ex presidente Luis Alberto Lacalle (1990-1995). "El encuentro será para encarar los temas de educación, seguridad, energía y medio ambiente, pero con espíritu de agenda abierta", precisó el presidente electo. El lunes, a última hora de la tarde, había sido el turno de los colorados. Ese día, Mujica se reunió con el líder del partido, Pedro Bordaberry, y abordó los mismos cuatro temas. "No estamos trabajando para buscar un gobierno de coalición, sino para buscar cosas en que los uruguayos nos pongamos de acuerdo para solucionarlas", salió al paso el propio Bordaberry, hijo del ex dictador, luego del encuentro. "La reunión fue muy buena y muy abierta", señaló, a su turno, el propio Mujica.

Por lo pronto, al interior de la coalición frenteamplista, la idea de incorporar a opositores en puestos claves del gobierno estaría generando algunas posturas encontradas. Distintos sectores del FA le estarían haciendo llegar sus aspiraciones al mandatario electo y la posibilidad de ceder espacios, teniendo mayoría absoluta, no estaría conformando a todos. En especial, según la prensa local, los sectores más reacios a un compromiso de este tipo estarían representados por el ex ministro de Trabajo y principal asesor de Mujica, Eduardo Bonomi, y por el senador Rafael Michelini.

"Ya mismo hay resistencias en la interna del FA porque deberán resignar cargos y hay muchos sectores que no parecen estar dispuestos", estimó el politólogo y analista de la Universidad de la República Adolfo Garcé. "Pero el ofrecimiento de Mujica para acordar con la oposición, más que cálculo, es una convicción. Es una manera de entender la política. Está convencido", explicó el analista. "Cualquiera que conozca la cultura tupa sabe esto", agregó Garcé, en referencia al pasado guerrillero del futuro presidente. Las palabras del propio Mujica, hasta ahora, confirmarían esa postura. "Tenemos que terminar una ronda de conversaciones con los partidos opositores y recién a partir de allí tendremos alguna idea. Para fines de la otra semana entraremos a borronear el avance de un eventual gabinete", definió el Pepe.

Pero en materia de eventuales fechas para presentar al gabinete, por ahora, parecen haber discrepancias. Si por un lado el comando político de la coalición gobernante de centroizquierda determinó ayer que la lista de nombres debe estar hecha para el jueves 17 de diciembre para así poder iniciar la transición con el gobierno saliente del presidente Tabaré Vázquez –la toma de posesión es el 1º de marzo de 2010–, por el otro, la senadora Topolansky señaló ayer que la integración de la plana mayor del futuro gobierno de su esposo quedará definida recién a mitad de enero. "Lo único concreto es el ofrecimiento al equipo económico", aseguró. "Este segundo gobierno tiene que ser aún mejor que el primero y eso es lo que le va a permitir al país encauzarse en un proyecto nacional. No tenemos que apurarnos en nada", explicó la legisladora.

Sea como fuere, Mujica, que ya había aclarado que "ni loco" dejaría su chacra en el barrio Rincón del Cerro para pasar a vivir en la residencia presidencial uruguaya, ayer adelantó que, además, piensa alternar su tiempo entre sus labores como jefe de Estado y el cultivo de flores y hortalizas, su especialidad como agricultor desde hace años. "Cada cual tiene sus cosas y hay que respetarlas. Cinco horas por semana voy a trabajar la tierra", dejó en claro el ex tupamaro de 74 años.

El pasado 25 de octubre, tras votar en la primera vuelta de las elecciones, Mujica se fue a su chacra y pasó el resto de la jornada rodeado por sus perros, manejando su tractor para arar la tierra y cosechar remolacha. Todo parece indicar que, a partir del 1º de marzo del 2010, cuando asuma, la rutina, en parte, se mantendrá.

Comentá la nota