"Es el peor momento de la relación", dicen industriales de Brasil

Los empresarios brasileños se encolumnaron detrás de su presidente, Luiz Inacio Lula Da Silva, en un claro aval de la decisión del país vecino de castigar con trabas a las exportaciones argentinas tras varios meses de que sus productos encuentren dificultades para atravesar las aduanas argentinas.
"Estamos en la peor situación de la relación comercial argentino-brasileña de los últimos años, algo que tratamos de evitar por mucho tiempo", aseguró a PERFIL el director de Relaciones Internacionales y Comercio Exterior de la poderosa Federación de Industriales de San Pablo (FIESP), Ricardo Martins.

Desde el estallido de la crisis financiera internacional, la Argentina puso trabas a las importaciones. En un principio, la devaluación de la moneda de Brasil hizo lo mismo con las ventas argentinas a ese país, pero la reciente apreciación del real rompió ese equilibrio.

"Argentina agregó licencias a otros 50 productos, pide trámites consulares para todos, las trabas no cesan y con la devaluación del dólar la situación se ha vuelto muy difícil para nosotros", argumentó el funcionario de la FIESP.

A principios de esta semana, Brasil decidió demorar las licencias para una decena de productos argentinos, lo que trabó los envíos en la frontera, con el agravante de que muchos de ellos son perecederos.

"Afectó a harina de trigo, neumáticos, aceitunas, vinos, pescados y otros productos argentinos, que en total el año pasado significaron ingresos para el país de US$ 3.856 millones", explicó Mauricio Claverí, Economista de abeceb.com.

El ministro de Economía, Amado Boudou, aseguró ayer que "no va a tolerar" que Brasil imponga restricciones sobre productos perecederos provenientes de Argentina. "Es distinto decir que hay un problema con las ojotas que con la fruta", ejemplificó el ministro. La de Boudou fue una respuesta a las declaraciones del ministro de Planificación de Brasil, Paulo Silva, que el día anterior había denunciado en el Coloquio de IDEA en Mar del Plata un trato "preferencial a las importaciones chinas" a la Argentina.

La ministra de Industria, Débora Giorgi, admitió ayer "sorpresa" por las declaraciones del ministro brasileño.

Comentá la nota