Peor que la dictadura

Por Hugo Cañón.

El proyecto es retrógrado. Es un enorme salto para atrás. Amplía las facultades policiales a límites intolerables. Es una aplicación paralela al Código Penal.

El proyecto es retrógrado. Es un enorme salto para atrás. Amplía las facultades policiales a límites intolerables. Es una aplicación paralela al Código Penal. En este proyecto se fijan figuras prácticamente delictivas con penas muy altas. Se crean juzgados administrativos al margen del Poder Judicial. Nosotros vamos a buscar que no se sancione la ley, que es una carta blanca a la policía, que va a poder detener a cualquier persona que se le ocurra. Entran todos, las travestis, los vagabundos, los que estén en una despedida de solteros. La policía se convertiría en árbitro de la conflictividad social.

Desde que asumieron el gobernador Daniel Scioli y el ministro Stornelli hablaron de mano de dura, de aumentar el poder de fuego a la policía. Esto trajo como consecuencia prácticas policiales cada vez más violentas y violatorias de derechos y garantías constitucionales. El retorno de las razzias y el uso cada vez más extendido de las detenciones por averiguación de antecedentes. Esto es sin control de la Justicia.

Este proyecto es peor que la Ley de Faltas actual, que es de la dictadura. Con esto se busca atacar el aspecto superficial de la inseguridad. En vez de ir contra las estructuras policiales corruptas, se ataca a los más vulnerables. Es como decía Susanita, el personaje de Quino en Mafalda: "Qué feo que quedan los pobres, hay que hacer un paredón para que no se vean". Con esto se busca lo mismo, sacarlos de las calles.

*Presidente de la Comisión de la Memoria.

Comentá la nota