La peor campaña en seis años

Ya a comienzos de año, el titular de la Federación Olivícola Argentina, Luis Arata, pronosticaba que la de 2009 sería la peor campaña "en los últimos seis años".
En aquel momento, el productor advertía sobre los problemas climáticos que habían prácticamente destruido las plantaciones del Valle Central catamarqueño, el aumento de los costos internos y la retracción de la demanda por la crisis financiera internacional.

Ese oscuro pronóstico se fue cumpliendo al momento de la cosecha, que arrojó magros resultados en comparación con otros años.

En otros lugares del país, como en Mendoza, la producción fue hasta un 75% menor a la del año pasado, reflejando la profunda crisis por la que atraviesa el sector.

Por eso es que comenzaron a hacerse reclamos de asistencia estatal, así como la necesidad de medidas de promoción. En este marco, se reiteró el pedido para que se eliminen las retenciones que se cobran a la exportación del aceite de oliva.

Comentá la nota