Peor Bachelet con el paro de estatales

Empleados públicos chilenos se manifestaron ayer otra vez por las calles de Santiago coreando consignas contra la presidente Michelle Bachelet.Arrecia la protesta sindical por una suba de salarios.
Santiago (AFP, Reuters) - El gobierno chileno sufrió ayer un duro revés en su intento por desactivar una creciente huelga de empleados públicos en demanda de mejoras salariales, debido a que la Cámara de Diputados rechazó una propuesta oficial.

Los manifestantes cumplieron su cuarta jornada de paro, que dejó millonarias pérdidas al sector exportador, justo en momentos en que la presidenta Michelle Bachelet había comenzado a repuntar en los sondeos de aprobación tras varios meses en baja.

Los trabajadores exigen un reajuste salarial de 14,5%, pero el gobierno, en su cuarta y última propuesta, ofreció un reajuste de 9,5%.

Sin embargo, por 98 votos a favor, 8 en contra y una abstención, los legisladores rechazaron el monto del reajuste que ofreció el gobierno. La mayoría apoyó un alza de dos dígitos, pero excluyendo a los empleados de más alto rango y funcionarios políticos. Ahora es el Senado el que deberá pronunciarse, en momentos en que la protesta crece por la adhesión de los médicos.

«Los empleados públicos vamos a continuar en esta lucha con mucho más fuerza», dijo Raúl de la Puente, presidente de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), a la radio ADN. «Estaremos presentes en el Senado para que con los senadores volvamos a instalar un reajuste que sea de dos dígitos, no con 9,5%», agregó.

El presidente de la Confederación de Funcionarios de la Salud Municipalizada ( Confusam), Esteban Maturana, advirtió que si no hay un reajuste de dos dígitos, el paro de los estatales se podría extender a la próxima semana. Ya fueron canceladas unas 4.600 cirugías en hospitales públicos por la falta de personal.

El Servicio Médico Legal (morgue), en tanto, pidió a los recintos asistenciales que no le envíen muertos porque su personal también está en paro.

Los trabajadores del sector público demandan mejoras salariales ante la desvalorización de sus sueldos que produjo la inflación, que escaló a 9,9% en los 12 meses terminados en octubre, la cifra más alta desde 1994.

El paro de los empleados públicos provocó retrasos en diversas exportaciones en el país y congestión en los pasos fronterizos. El líder de la cúpula empresarial en Chile, agrupada en la Confederación de la Producción y del Comercio, Alfredo Ovalle, llamó a una urgente solución del conflicto, en momentos en que la crisis internacional se acrecienta.

No obstante, Ovalle admitió que los niveles de reajuste salarial del sector público sientan bases para las negociaciones salariales en el sector privado, lo que dado el actual escenario económico mundial atenta contra el empleo.

«Ese es un precedente, nadie lo puede negar, en cuanto a la cifra que se otorgó, pero indudablementehay que atenerse a la realidad. Hay cosas que son tan obvias, que a lo imposible nadie está obligado», dijo Ovalle a periodistas. Según medios locales, las pérdidas diarias para el país por el paro de los empleados públicos bordearían los 165 millones de dólares.

Los recolectores de basura también se adhirieron en forma parcial a la huelga. Los vecinos del municipio de Santiago, por ejemplo, conviven desde hace cinco días con motañas de basura en las calles, olores insoportables y aumentos de moscas, con el riesgo de enfermedades infecciosas.

Hasta el zoológico de Santiago permanece con sus puertas cerradas. Sólo turnos éticos alimentan a los animales y limpian sus jaulas. «Los animales no tienen la culpa de que el gobierno muchas veces no quiera escuchar a los trabajadores», dijo Julio Arenas, director del Parque Metropolitano de Santiago, al canal estatal TVN.

Comentá la nota