El peón que denunció al diputado Guc se encadenó frente al Comité Nacional de la UCR.

El operario Guillermo Reynoso, que denunció haber firmado papeles para que el diputado Jorge Guc cobrara importantes sumas de dinero por facturaciones de obra pública al Estado provincial, durante el gobierno de Angel Rozas, se encadenó ayer en Buenos Aires frente a la sede del Comité Nacional de la UCR.
Su hija, Rosa Reynoso, dijo que el operario esperaba ser recibido por el titular del centenario partido, Gerardo Morales, para pedirle que le ayude a solucionar el grave problema en que se vio envuelto, porque a pesar de ser semianalfabeto, hay tres empresas que figuran a su nombre y tienen importantes deudas en Rentas y la Afip.

En diálogo telefónico desde Buenos Aires, Rosa Reynoso dijo a FM Universidad que su padre se encadenó "para reclamar por sus derechos", y para denunciar "la estafa que le hizo el diputado Jorge Guc, de Juan José Castelli".

"Guc estafó a mi padre. Abusó de su honestidad, y del hecho de que no sabía leer. Queremos que el diputado admita que cometió un error", dijo la mujer, tras recordar que pese a que su padre vive en una humilde vivienda y prácticamente no tiene ingresos, a su nombre aparecieron tres empresas que tienen importantes deudas con la Administración Tributaria Provincial y la Administración Federal de Ingresos Públicos, de las que ahora debe hacerse cargo.

"Es mucho dinero que no podemos pagar. Estamos desesperados, como hijos pedimos que nos atienda Gerardo Morales, para ver cómo podemos solucionar este problema", dijo la mujer al explicar los motivos de la protesta frente a la UCR nacional y el pedido para que los reciba el titular del centenario partido.

"Mi padre vive en una vivienda humilde, no tiene trabajo ni nada", remarcó Rosa Reynoso, para dejar en evidencia el absurdo que significa que aparezcan tres empresas a su nombre, al menos una de ellas dedicada a movimientos de suelos y desmontes.

Reynoso, un operario semianalfabeto, dijo haber firmado papeles para que el diputado Jorge Guc cobrara considerables sumas de dinero en facturaciones de obra pública al Estado durante los años del rozismo en el poder.

"Pedimos que Guc reconozca que puso esas empresas a nombre de mi padre, y que se haga responsable de la deuda", dijo la hija del operario.

"Mi padre trabajó para Guc 27 años, y el diputado primero lo usó como testaferro y después lo echó y lo dejó en la calle", reveló la mujer.

El legislador, oportunamente, negó los hechos denunciados por Reynoso a quien querelló por injurias y calumnias.

07-EL PEON

El peón que denunció al diputado Guc se

encadenó frente al Comité Nacional de la UCR

El operario Guillermo Reynoso, que denunció haber firmado papeles para que el diputado Jorge Guc cobrara importantes sumas de dinero por facturaciones de obra pública al Estado provincial, durante el gobierno de Angel Rozas, se encadenó ayer en Buenos Aires frente a la sede del Comité Nacional de la UCR. Su hija, Rosa Reynoso, dijo que el operario esperaba ser recibido por el titular del centenario partido, Gerardo Morales, para pedirle que le ayude a solucionar el grave problema en que se vio envuelto, porque a pesar de ser semianalfabeto, hay tres empresas que figuran a su nombre y tienen importantes deudas en Rentas y la Afip.

En diálogo telefónico desde Buenos Aires, Rosa Reynoso dijo a FM Universidad que su padre se encadenó "para reclamar por sus derechos", y para denunciar "la estafa que le hizo el diputado Jorge Guc, de Juan José Castelli".

"Guc estafó a mi padre. Abusó de su honestidad, y del hecho de que no sabía leer. Queremos que el diputado admita que cometió un error", dijo la mujer, tras recordar que pese a que su padre vive en una humilde vivienda y prácticamente no tiene ingresos, a su nombre aparecieron tres empresas que tienen importantes deudas con la Administración Tributaria Provincial y la Administración Federal de Ingresos Públicos, de las que ahora debe hacerse cargo.

"Es mucho dinero que no podemos pagar. Estamos desesperados, como hijos pedimos que nos atienda Gerardo Morales, para ver cómo podemos solucionar este problema", dijo la mujer al explicar los motivos de la protesta frente a la UCR nacional y el pedido para que los reciba el titular del centenario partido.

"Mi padre vive en una vivienda humilde, no tiene trabajo ni nada", remarcó Rosa Reynoso, para dejar en evidencia el absurdo que significa que aparezcan tres empresas a su nombre, al menos una de ellas dedicada a movimientos de suelos y desmontes.

Reynoso, un operario semianalfabeto, dijo haber firmado papeles para que el diputado Jorge Guc cobrara considerables sumas de dinero en facturaciones de obra pública al Estado durante los años del rozismo en el poder.

"Pedimos que Guc reconozca que puso esas empresas a nombre de mi padre, y que se haga responsable de la deuda", dijo la hija del operario.

"Mi padre trabajó para Guc 27 años, y el diputado primero lo usó como testaferro y después lo echó y lo dejó en la calle", reveló la mujer.

El legislador, oportunamente, negó los hechos denunciados por Reynoso a quien querelló por injurias y calumnias.

Comentá la nota