"Si no pensara hacer más goles, me retiraría hoy mismo"

A los 35 años, lejos de conformarse, Martín quiere jugar mañana: "Yo vivo para el gol", confiesa.
Todavía está más que fresca esa dulce media chilena que dibujó en el aire y cerró con un zurdazo contra un palo. Aún su gol 200 en Boca coronado en la nochecita del jueves, ante Táchira, asombra por la concepción y el significado. Es lógico. Se trata de Martín Palermo, un futbolista que a los 35 años logra algo que es propiedad sólo de los elegidos. Es que saborea una exquisita actualidad con múltiples objetivos, pero al mismo tiempo alimenta una historia que tarde o temprano será película. Resulta una tentación recordar hazañas o apuntar futuras metas impactantes. Pero en un tramo de la charla con Clarín, el Titán elige un foco que muestra el secreto de su vigencia.

¿Cuál es tu próximo objetivo?

Jugar mañana contra Banfield.

¿Tenés muchas ganas de jugar?

Sí, pero está algo complicado.

¿Por qué esta complicado?

No quiere Carlos (Ischia).

Pero vos querés jugar.

Sí, más que nada porque en el campeonato uno no se quiere ver ahí, donde estamos. Pero sabemos lo que se viene en la Copa, que es muy exigente y no podemos arriegar nada. Más allá de que uno sea cabeza dura, de querer estar, estar y estar, la realidad marca que uno se expone a una lesión, a una sobrecarga muscular, y por ahí eso puede perjudicar al equipo.

¿Le vas a insistir a Ischia?

Vamos a ver. Tengo mañana para estarle atrás y ver qué decide.

Palermo no se confunde. Guardó la camiseta del gol 200, como él mismo confiesa. Ahora piensa en mañana. En el próximo partido. En otro gol. No elige. Y lo hace sin ignorar lo esencial: el sentido colectivo. Porque si bien su función es híper egoísta por naturaleza, el 9 se preocupa por lo que representaría para Boca terminar último en el Clausura. A Palermo le encanta verse en la tapa de los diarios como goleador récord una y otra vez... A Palermo no le gusta para nada que su equipo imite a su máximo enemigo futbolero y toque fondo en las posiciones...

El mensaje es claro. Por algo es el capitán. Eso sí, Martín no le escapa al momento y estaciona en el Fenómeno Palermo para repasar la perla histórica: "Rodrigo (Palacio) me tiró el pase y me quedó justa. En el primer tiempo tuve una parecida, pero me quedó muy arriba y no pude darle de lleno".

¿Fue mejor llegar al gol 200 con una linda definición?

Si la hubiera empujado en la línea, era un gol para el equipo y era el 200 para mí. Reconozco que este gol fue diferente. Meter el 200 así, con una media chilena, es más lindo porque no es un gol que uno hace todos los domingos. Además, en mi carrera así no hubo muchos. Recuerdo uno a Banfield, pero de chilena. Este a Táchira fue más de costado.

¿Qué significa convertir 200 goles en un club como Boca?

Es muy fuerte. Siempre digo lo mismo: yo vivo del gol. Y lo del jueves lo disfruté mucho porque el primero, el de penal, descomprimió y sirvió para que jugáramos con tranquilidad. Y el segundo cerró el partido. Así es más gratificante hacer goles.

Jura Palermo y hay que creerle: "Quiero hacer otro gol mañana, si me toca jugar. Y si no el jueves a Defensor. La idea es seguir sumando. De las estadísticas o de los récords me entero por la prensa. Nunca imaginé ni soñé que haría 200 goles en Boca. Y acá estoy. Van a tener que sacar esa bandera que colgaron en los palcos contando los goles. Mete presión, eh. Tachan y tachan. Pero esa bandera ya está, no va más. Seguro que pondrán otra no sé con qué cifra".

¿Sabías que con estos dos goles también sos el máximo anotador de Boca en la historia de la Libertadores: 22 en 42 partidos?

Algo habían dicho con Guaraní, en Paraguay. Es otro orgullo.

Para ser el más goleador en toda la historia de Boca, considerando amateurismo y profesionalismo, te falta sólo Cherro, que tiene 218. ¿Lo alcanzarás?

Si no pensara hacer más goles, me retiraría hoy mismo. Si sigo en Boca, que es la idea de los dirigentes y mía, ¡cómo no voy a alcanzar a Cherro! Espero seguir por este camino. Mirá, cuando llegué a 180 se dudaba de los 194. Y ya estoy en 200. Tendría que hacer 19... Y están los torneos locales, donde me gustaría quedar entre los máximos goleadores del fútbol argentino (suma 192, 158 con Boca y 34 con Estudiantes; le faltan 3 para meterse entre los Top Ten).

Si Palermo se lo propone...

veces Palermo

Son sus goles en Boca, sumando campeonatos locales (158) e internacionales (42).

Comentá la nota