"Pensamos en toda la gente que lleva esperando 10 años o más"

Referentes del barrio “Madres a la lucha” se reunieron ayer por la mañana con el obispo Romanín y tras esa charla fue Julia Ríos quien dialogó con el programa “La Parada” para comentar detalles del encuentro.

Dijo que “la charla fue bastante productiva, porque fue la primera vez que tuvimos la oportunidad de hablar con el Obispo y me pareció una persona muy abierta como para plantearle los temas que le hemos planteado con respecto a la situación que estamos viviendo hace casi 11 meses desde que se inició todo esto”.

Contó que les dio gusto hablar con él y que allí él les comentó que tenía una entrevista el mismo día con el gobernador y por eso le pidieron que por favor hablara sobre el tema, ya que ellos pidieron una audiencia, pero todavía no tuvieron una respuesta de parte del gobernador.

“El Obispo tiene una calidad humana extraordinaria que sinceramente no me la esperaba. La forma de recibirnos y tratarnos nos pareció extraordinaria”, dijo Julia.

11 MESES DUROS

Julia confesó que, después de once meses, el invierno ha sido frío y crudo, pero lo han resistido lograron los vales de gas finalizando el invierno para palear un poco lo que es la situación, teniendo en cuenta lo que cuesta pagar un tubo de gas.

“Con respecto a las últimas marchas que hicimos al Concejo Deliberante, llevamos un proyecto que fue aprobado y se va a tratar a fines de marzo, pero en la última sesión pudimos lograr que se realice una mesa interdisciplinaria, donde intervenimos todos los sectores para conciliar y tratar de tener los servicios aunque sea de manera precaria, hasta tanto se resuelva la situación del a tierra y se busque otra ubicación”, indicó.

Luego agregó que la próxima charla será el martes, a las 18.30, en la Secretaría de Desarrollo Comunitario ambas partes van a llevar una propuesta y tratarán de consensuar para obtener el mejor beneficio para todos.

Actualmente, hay más de 120 familias que solicitan terrenos y en menos de un año, tuvieron tres incendios por cuestiones eléctricas, pero gracias a Dios no han tenido la pérdida de vidas humanas.

Julia dijo que en los asentamientos “se puede vivir, no como nosotros quisiéramos, porque somos trabajadores y aspiramos a vivir mucho mejor, de una manera digna, pero es esto o la calle. Estamos acá hasta tanto se encuentre una solución viable.”

En cuanto a las críticas de otros habitantes de Río Gallegos que también solicitan terrenos, pero sin usurpar otros, julia contestó: “No es que estamos obteniendo una respuesta para nosotros, sino que pensamos en toda la gente que lleva esperando casi 10 años o más. Nos gustaría que la gente se autoconvoque y pida integrar la mesa interdisciplinaria porque también la solución que pedimos es para ellos. No vivimos en una isla ni somos autistas y sabemos que hay gente que lleva mucho más tiempo o que tiene la misma necesidad que nosotros y para los cuales también queremos que esto se resuelva.”

Comentá la nota