Peñarol afronta el clásico en el mejor momento.

Peñarol afronta el clásico en el mejor momento.
Enfrenta a Quilmes esta noche a las 22, en la Liga Nacional, donde amenaza el liderazgo de Atenas.
Mar del Plata festeja hoy sus 135 años y el básquetbol, como suele pasar en esta ciudad atrapada por la pelota naranja, le dará un toque especial a un nuevo aniversario. Es que Peñarol, el equipo del momento en la Liga Nacional, será local desde las 22 en el clásico ante Quilmes.

Le pasó de todo a Peñarol desde que perdió la localía en el Polideportivo por las remodelaciones para la Copa Davis. Tuvo que jugar en Once Unidos y el clásico con Quilmes en Olavarría, donde los incidentes le llevaron a perder cuatro puntos lamentados en la tabla de posiciones y en la no clasificación al Súper 8, lo que le generó pérdida de ingresos y de la chance de llegar a la Liga Sudamericana.

En lo deportivo sufrió la lesión de Marcos Mata y quedó afuera del cuadrangular final de la Liga de las Américas, al no aprovechar su localía en el Grupo B.

¿Cómo puede ser entonces que Peñarol tenga hoy el mejor récord de la Liga (25-7) y de los últimos 10 partidos (8-2), que sea el equipo que más ganó de visitante (12 partidos) y que después del sufrido triunfo por 87-84 ante Obras acumule cinco victorias consecutivas y haga zozobrar el dominio de Atenas, al que visitará el domingo?

Sergio Hernández, el técnico con más partidos ganados en la historia del torneo, es el cerebro. Los aciertos comenzaron con la elección de la dupla extranjera: David Jackson es el tercer goleador de la Liga (18,2 puntos) y Byron Johnson se complementa bien con Román González, dominador neto en los tableros. Tato Rodríguez es el base más regular del torneo y Fernando Malara fue un refuerzo clave en el momento justo.

"Nos motiva mucho saber que una victoria nos dejará muy cerca de Atenas", dijo Alejandro Diez sobre el clásico. Un clásico que llega con Peñarol a punto caramelo: primero en triples (41%) y segundo en puntos (82,4), asistencias (13,4), robos (10,2) y en efectividad de cancha de sus rivales (45,2%). Atenas lo seguirá atento, a la espera del gran duelo del domingo.

Comentá la nota