Peñacal cambió de combustible y ahora estudia poner filtros en las chimeneas para reducir el humo.

Peñacal salió a explicar qué pasa en la empresa con las emanaciones de humo. El referente de la cooperativa, Leonardo Pettachi (foto), habló del cambio de carbón que se utiliza de combustible en un contexto financiero difícil.
El que se utiliza, traído desde Río Turbio, tiene una densidad distinta y originó los problemas que este Diario On Line hizo públicos este jueves. La calera no tiene filtros en las chimeneas y recibió una citación de la Municipalidad por el caso. Pettachi adelantó que ya se inició el estudio de ingeniería para instalar los dispositivos con una reducción del 85 al 90% de los gases emanados. Aunque no pudo precisar un plazo estimado de colocación.

El referente de la calera Peñacal explicó qué pasa en la empresa después de que infoeme.com hizo pública la situación que se vive en la zona con intensas emanaciones de humo de los cuatro hornos que dificultan la visibilidad en la ruta, dejan un intenso olor a azufre y ocasiona algunos problemas de salud fácilmente detectables a los vecinos de la zona.

Leonardo Pettachi, en nombre de la Cooperativa de Trabajo Olavarría –empresa recuperada desde 2002-, recibió a este Diario On Line en la misma fábrica del acceso a Sierras Bayas sobre ruta 226 donde el miércoles se filmaron intensas nubes de humo saliendo de las chimeneas y con fuerte olor a azufre.

Explicó que el caso se registra desde mediados de diciembre, cuando la firma se decidió al cambio de combustible: pasaron de utilizar carbón de petróleo a carbón mineral. El efecto inmediato fue la reducción de los costos para la producción, pero también obligó a una inversión mayor: Peñacal inició el estudio de ingeniería para colocación de filtros de emanaciones de gases en sus chimeneas.

Peñacal recibió una citación de la Municipalidad a raíz del tema que ya ocasionó quejas de los vecinos. Pettachi apuntó que el origen distinto de los tipos de carbón, determina la curva de elevación del humo: el que traen ahora de Río Turbio tiene una precipitación más corta y ha provocado que la calera supedite la producción a la dirección del viento.

- ¿Qué es lo que se quema en Peñacal?

- Nosotros quemamos combustible que es carbón. Empezamos con carbón derivado de petróleo, producido por YPF, y ahora lo reemplazamos por carbón mineral de Río Turbio. Ambos son combustibles, ambos tienen partículas volátiles, poseen contaminación los dos. ¿Qué pasa con la densidad del humo en este carbón de Río Turbio? Como sale de una mina tiene más afluentes líquidos entonces contiene una cierta cantidad de humedad, que cuando se incorpora al horno y toma temperatura, sale en forma de vapor. La curva de elevación que tiene el gas es mucho más cortita que el otro, el que es por destilación. Entonces salen vapores, que es lo denso que se ve, es humo, desechos volátiles como cualquier carbón y vapores. Esos vapores llegan a temperatura ambiente y se caen.

- ¿Qué pasa cuando las curvas son más altas?

- Pasa por arriba de las casas y no se nota. Hoy por hoy se nos está cayendo muy cortito. No obstante eso, la preocupación de nosotros la tenemos desde el primer día que empezamos. ¿Por qué este cambio? Primero porque estamos ante dos empresas importantes, Calera Avellaneda y Loma Negra, que son elaboradores de precio de la cal. Nosotros no podemos superar la calidad de ellos y venderlo en el mercado como están ellos. Así que tenemos que venderlo en el mercado por debajo de sus precios. La gran crisis, la poca demanda que hay de cal, los costos fijos –Coopelectric en esta factura nos mandó un retroactivo de noviembre y diciembre, y no hay alternativa, hay que pagarlo; el carbón de YPF pone las condiciones YPF, por anticipado-.

- ¿Eso les dio a ustedes el pie al cambio a este tipo de carbón?

- Exactamente. Entonces nosotros tenemos que bajar. Hoy bajamos un 50 por ciento los costos de carbón.

- ¿Cuándo decidieron ese cambio?

- En el mes de diciembre, a mediados de diciembre.

- ¿Y con respecto al olor hubo un cambio?

- El otro también es de olor fuerte. Lo que pasa es que, que el humo se te caiga y lo tengas acá, en la nariz, es distinto a que te pase por arriba. No lo notás al otro. Pero tiene la misma contaminación que esto.

- ¿Tienen filtro las chimeneas?

- No. No hay ninguna calera, no siendo Calera Avellaneda que tiene hornos rotativos y sí tiene filtros que se los vendió una empresa norteamericana, que estamos hablando de tres fábricas de lo que vale esta. Pero las caleras chicas, con hornos verticales, ninguna tiene filtros o lavado de gases.

- ¿Quien los inspecciona a ustedes? ¿La Municipalidad?

- Si. La Municipalidad. Estuvimos en la Municipalidad, tuvimos una citación y nosotros estamos haciendo los estudios, casualmente estamos con el mail que nos pasaron, es un Estudio de Ingeniería. Nos asesora en el estudio y nos garantizó un 85 o 90 por ciento de reducción del humo.

- ¿Con qué medios?

- Con filtros. Es que esto no les preocupa a ustedes solos. Todos estamos preocupados. Hemos estados días sin trabajar, sin producir, porque el viento va para un restaurante de acá. Somos muy concientes que el restaurante tiene que trabajar también. Y la gente que entra al local tiene que comer tranquila. Pero, quiero que nos entiendan a nosotros. Todos tenemos que trabajar. Estamos trabajando sobre la solución. No son soluciones de un día para otro, son inversiones muy grandes. Son inversiones que son trabajo porque van a llevar días en hacerlo, el montaje de estructuras que hay que hacer para montar un filtro no es nada sencillo.

- ¿Encargaron el estudio de ingeniería para hacerlo?

- El estudio de ingeniería lo solicitamos ayer a la mañana. Te lo leo: “de acuerdo a nuestra visita a planta tenemos el agrado de hacerle llegar nuestro presupuesto para ingeniería básica de aspiración de humo de cuatro hornos verticales” y nos pasan la cotización de lo que va a ser la ingeniería.

- ¿Esto se originó por una inquietud de ustedes o por los planteos de los vecinos?

- Por nosotros.

- ¿Cuántos trabajadores tiene la planta?

- Somos 16 socios. A eso agregale que nuestra empresa la tenés que multiplicar por ocho veces el número de personas que tenemos. Los cálculos están hechos así.

- ¿Cómo está la situación de la cooperativa hoy?

- Tranquila. Hoy se nos hace difícil, como se le hace difícil a cualquier empresa. Más cuando sos una Pyme, los cimbronazos no son lo mimo para una empresa grande que para una Pyme. El país está difícil. Hoy está muy difícil vender, todo aumentó y como no hay consumo, se nos hace un poquito más difícil.

- ¿Producen para la zona?

- La mayor cantidad de nuestra mercadería termina en Buenos Aires. Casi todos los insumos, salvo el carbón de Río Turbio, todo es de acá. Nuestros servicios son de acá, nosotros podríamos estar comprando energía mayorista y se la compramos a Coopelectric.

- ¿Han evolucionado de 2001-2002 a la fecha?

- Sí. Nosotros salimos de no tener nada a poder mantener una empresa durante seis años, sin deudas, lo hemos hecho prolijo.

- ¿Se tuvieron que hacer cargo de la deuda del dueño anterior?

- No. La deuda está en una quiebra. Eso lo tiene el juez, nosotros negociamos con el juez, pero la intención es sí quedarnos con la fábrica.

- ¿En qué plazo esperan colocar el filtro?

- Los plazos de colocación no lo sabemos. La semana que viene estará esta gente midiendo temperaturas y caudales, y un montón de cosas. La semana que viene vamos a tener el estudio. Estamos trabajando para dar una solución de qué es lo que necesitamos. No es lo mismo que la maquinaria salga 50.000 pesos, 500.000 pesos o un millón y medio. Todo depende de qué equipamiento se necesite para lavar y filtrar los gastos. Seguramente aparezca alguna línea de crédito o subsidio que también las vamos a tramitar. Soluciones cuanto antes las podamos dar lo vamos a hacer, para trabajar todos más tranquilos, no queremos perjudicar a nadie.

Comentá la nota