Pemo Guastavino: "Tenemos realizaciones para mostrar"

Señaló que lo que se plebiscita el 28 de junio en Entre Ríos son las gestiones peronistas en la provincia. Y que esto es lo que la gente tiene que evaluar a la hora de votar. Eso le dijo a Radio Cero el senador nacional (PJ) Guillermo Pedro Guastavino.
- ¿Cómo toma el programa Gran Cuñado, donde se satiriza a personajes de la política?

Guillermo Guastavino:- En verdad me río mucho. Me divierto mucho. Me hace reír mucho Freddy con la imitación que hace de Néstor. Me hace reír mucho Martín Bossi, que parece que es un fenómeno como imitador, personificándola a la presidenta. Me hace reír mucho el que hace de Luis D’Elía. Quizá en un punto se repiten mucho y falta un poco más de libreto. Pero en verdad me divierto muchísimo.

- ¿Es la misma percepción que tienen en el poder?

- No sé. Pero por casualidad ayer vi por televisión un acto en el que Néstor Kirchner de campaña, dijo en broma eso de "¿qué te pasa Clarín?".

- El programa parece tapar una realidad distinta. Porque la campaña política luce embarrada.

- Sobre todo en provincia de Buenos Aires. Cosa que no se da en otras provincias. Ni siquiera acá en Entre Ríos, porque la campaña tiene aquí otros aditamentos que tienen más que ver con lo provincial, con nuestras propias historias institucionales y políticas en la provincia. Pero evidentemente la cobertura de los medios nacionales, que impacta mucho en localidades como la nuestra, hace que estemos viendo prácticamente en forma permanente la disputa de las elecciones en la provincia de Buenos Aires. Centralmente con las referencias que ahí están en disputa.

- Es como un espejo.

- Claro, un espejo. Pero si uno ve a De Narváez y Solá, no tiene ningún tipo de referencia en Entre Ríos.

- Eso no le va a gustar a Maya.

- Bueno, pero más allá de los gustos es parte de la realidad.

- A Maya no le gustó que le prohibieran los símbolos peronistas. ¿Es tan importante la liturgia partidaria?.

- Para mí no. Pero todas las cosas hay que tenerlas en cuenta. Sobre todo porque Maya fue diputado nacional por el peronismo. Fue senador nacional por el peronismo. Fue candidato a gobernador respaldado por Jorge Busti por el peronismo. Digamos que el peronismo ha sido muy generoso. Y en todo caso la historia de Maya, el apellido Maya, está muy ligado al peronismo. Entonces puede generar algún tipo de confusión en el electorado peronista.

- Usted ha hecho declaraciones muy fuertes sobre la historia personal de Maya y ha caído muy mal.

- Bueno, a mí me caen mal tantas cosas que escucho...

- ¿Y se las banca?

- Por supuesto que me las banco. No me quejo. Asumo la responsabilidad que tengo. Asumo con total decisión cada una de mis posturas y toda la vida lo he hecho así. Con beneficios y quizás con más costos personales.

- Usted gestionó mucho por el Hospital del Bicentenario...

- Coincidirán conmigo en que el acto del jueves por el cual el gobernador firmó el decreto de llamado a licitación por 169 millones de pesos es un hecho importante. En verdad hubiera querido ver ayer algunas caras que no estaban en el acto.

- Es cierto, también, que el acto coincidió en días previos a las elecciones.

- Pero es una simple coincidencia. Hubiera preferido que esto saliera el año pasado. No tiene nada que ver la licitación con la fecha de las elecciones.

EL 28 SE PONE "EN JUEGO TODO"

- ¿Cuál es su rol en esta campaña electoral?

- Estoy acompañando a los candidatos peronistas. Estoy pidiendo públicamente que se los acompañe porque en definitiva estamos convencidos de que tenemos cosas para mostrar. Tenemos realizaciones que mostrar, y que tenemos que seguir por esta misma senda. Queremos continuar con el respaldo que nos ha dado la gente en Entre Ríos. Para poder ir haciendo lo que venimos haciendo.

-¿Qué se plebiscita en la elección del 28 de junio?. Porque usted es más bien kirchnerista, un leal al matrimonio K, pero el discurso de campaña del oficialismo entrerriano habla poco del modelo nacional..

- Hablábamos al principio de las características que tiene esta campaña. Y que en verdad estamos mirando la campaña de la provincia de Buenos Aires como si fuera la campaña nacional. Y decíamos al principio que en Entre Ríos se plantean otras cuestiones. Porque acá juegan los referentes locales, juegan los intendentes locales, juegan las historias políticas institucionales de esta provincia, juega la época de Montiel, juega el gobierno de Busti. Todo juega. Para que la gente cuando llegue el momento de votar tenga en cuenta todo eso. Y sobre la base de tener en cuenta todo eso emita su voto. Porque evidentemente debe evaluar todo y analizar todo. Esto no es simplemente que vamos a elegir tres diputados para llevarlos al Congreso en el caso de Entre Ríos. Se juega todo. Y está bien que sea así. Entre eso está también la cuestión nacional. No comparto eso de poner motes de kirchneristas, de hablar de leales al matrimonio Kirchner. Porque aparte de ser una valoración incorrecta, desde mi punto de vista también tiene un dejo de subestimación de las propias capacidades de uno. Uno es peronista de toda la vida. Y adhiere a proyectos políticos. Y a quienes uno cree representan de la mejor manera ese pensamiento y ese proyecto político. Coincido plenamente con el proyecto político que iniciamos en el 2003 con Néstor Kirchner, que continúa con Cristina. Estoy convencido con este modelo de país que se está llevando adelante. Y esto no significa que uno sea o deje de ser kirchnerista. Más allá de las equivocaciones y errores que pueda haber. Y esto es lo que habría que debatir: ¿Cuál es el modelo que ofrece la oposición?.

- Parece que Urribarri no tiene pruritos en declararse kirchnerista.

- Defiende el modelo como lo defiendo yo. Defiende el proyecto.

- ¿Por qué Busti no hace la misma defensa?.

- Eso habría que preguntárselo a él.

BAHILLO TAMBIÉN SE PLEBISCITA

- Siguiendo su hilo argumental, Bahillo como intendente también plebiscita su gestión en la ciudad. ¿Es correcta esa interpretación?

- Naturalmente. Yo no soy candidato, pero me siendo solidario en los triunfos y las derrotas. Por eso es que digo que está en juego todo. También las debilidades y fortalezas de las referencias locales (...) Pero estoy convencido de que el peronismo va a ganar en Entre Ríos. De que vamos a tener otro triunfo en Gualeguaychú. Creo que la gente va a valorar lo que se ha hecho hasta ahora. Más allá, insisto, de cualquier tipo de crítica o cuestionamiento que pueda haber. Creo que en definitiva lo que va a seguir valorando es lo que venimos haciendo. Las obras están a la vista, desde que arrancamos en el 2003 con Jorge Busti. Lo mismo con la gestión de Juan José Bahillo en la ciudad. Da la sensación que habrá un respaldo a este proceso a nivel provincial y municipal.

- ¿Qué esta viendo de la oposición?

- Permanentes críticas, en algún caso despiadadas. Pero lo que no veo son propuestas. Si fuera oposición estaría pensando en cómo ofrecer ante el electorado una alternativa válida de gobierno. Si yo critico decisiones del gobierno tengo que tener la propuesta alternativa. Esa es la única manera. No escucho esto a nivel provincial ni local. Simplemente lo que uno ve son críticas, cuestionamientos. Pero propuestas, ideas, no hay. No las veo. Y creo que el electorado tampoco las ve.

- Sin embargo, la oposición parece coincidir en recortar los superpoderes. Ante la presentación en el futuro de proyectos que recorten facultades delegadas, superpoderes, reglamentación de DNU, etc. ¿cuál va a ser su posición?

- Formo parte del oficialismo y voté a favor del tema cuando se votó la Ley de Presupuesto en la Nación.

- ¿Eso significa que seguirá la disciplina partidaria? ¿Cómo es la cosa?

- Planteemos las cosas como corresponde. Porque esto de que el parlamento es una "escribanía" y de que todos son "levanta manos", está dicho en forma envenenada.

NO HAY GOBERNABILIDAD SIN MAYORÍA PARLAMENTARIA

- ¿Acaso eso no existe?

- Lo que digo es que no es el común denominador. Pero vamos a hablar en serio: ¿Cómo se gobierna un país?. ¿Cómo se gobierna una provincia?. La Constitución de Entre Ríos, en el Art. 51, por algo garantiza al gobierno la mayoría en Diputados. Los constitucionalistas del ‘51 pensaron en la gobernabilidad. Está absolutamente claro de que acá no existe gobernabilidad posible si quien gobierna no tiene mayoría parlamentaria. Esto ocurre en cualquier país del mundo, por más desarrollado que sea (...) Hay debates y discusiones, pero el parlamento le da legalidad y legitimidad a las decisiones que toma el Poder Ejecutivo. Para eso tiene oficialismo. Para eso uno forma parte de un proyecto político. Y forma parte de un gobierno. Esto es así. Insisto: funciona así en las democracias más consolidadas y desarrolladas del mundo. Todos los proyectos que vienen del Ejecutivo por supuesto que son debatidos y muchas veces sufren modificaciones. Pero tienen una impronta. Tienen un sentido. Y tienen que ver con la impronta que el gobierno quiere darle a la gestión. Por lo tanto, uno en el debate parlamentario forma parte del oficialismo y defiende ese tipo de proyecto de ley. Eso no significa ser levanta manos. Porque decir levanta manos es despectivo. Porque yo también tendría que decir, entonces, que cuando Emilio Martínez Garbino era Presidente de la Comisión de Industria en la época menemista, era un levanta manos. Estaría ofendiéndolo así a Emilio Martínez Garbino, al que uno respeta y conoce como un dirigente de fuste y de nivel (...) En el parlamento, durante la gestión de Kirchner y de Cristina, han tenido lugar importantes debates que hacen a la vida republicana de la Nación. Pienso en la discusión por la resolución 125, la nacionalización de Aerolíneas y de las AFJP, entre otras (...) En esto acepto las críticas, los cuestionamientos, me parece bárbaro este intercambio de opiniones. Pero me parece que al hablar de escribanía y de levanta manos, menospreciamos uno de los poderes del Estado y así atacamos al propio sistema. Esto le hace mal a la República y al sistema democrático.

- Usted mencionó a las democracias de países desarrollados. El presidente norteamericano Bill Clinton, por ejemplo, gobernó gran parte de sus dos mandatos en minoría. Y sin embargo allí no corrió riesgo la gobernabilidad. Acá, al menos desde el 2005 y en adelante, el kirchnerismo ha tenido mayoría holgada en el parlamento. ¿Para qué los superpoderes entonces? Los superpoderes son delegaciones que son de muy dudosa constitucionalidad. Por este mecanismo, el año pasado han quedado fuera del control del Congreso 42.000 millones de pesos...

- Porque no había condiciones normales. Apliquemos el sentido común. Los tiempos parlamentarios no tienen nada que ver con los tiempos del Ejecutivo. Y en situaciones de crisis muy profundas por las que pasó este país, y de las cuales todavía no se ha salido (...) Cuando se gobierna y hay que tomar decisiones el trámite parlamentario introduce un retraso. En algunas cosas hay que tomar la decisión y hacerlo. En situaciones de crisis profunda, cuando hay que tomar decisiones perentorias, a veces no hay tiempo para mandar el proyecto a la Legislatura, que se toma todo su tiempo para debatir.

LOS QUE TIRAN PARA ATRÁS

- ¿No cree que a los argentinos nos cuesta acordar?

- Tenemos que entender que hay intereses de mucho poder. Sobre todo intereses económicos-financiero que quieren direccionar las cosas para un lado. Mueven resortes. Lo que se está viendo es que hay mucha gente que tira para atrás el carro, mucha gente que es muy escéptica, muy pesimista y esto no le hace bien a nadie. Porque en verdad, más allá de lo que se pueda decir y opinar, el país del 2003 a esta parte ha mejorado. Las condiciones son mucho mejores. A esto hay que reconocerlo. Hoy estamos afrontando bien una crisis internacional que si nos hubiera agarrado en el 2001 hubiera sido tremenda.

- No parece haber objeciones al llamado modelo productivo. ¿Qué dirigente opositor hoy postula endeudarse, por ejemplo, como en los noventa? Lo que se ve, en cambio, es que está fallando el sistema político-institucional.

- Pero ese modelo necesita profundizarse. Y cuando se toman medidas en este sentido en el Parlamente, uno encuentra oposiciones muy fuertes. En el último año, las leyes que se aprobaron en el Congreso son fundamentales: aerolíneas, AFJP, movilidad jubilatoria, etc. Resulta que en todas, la oposición votó en contra. De hecho, si no hubiéramos tenido la mayoría legislativa, esas leyes no se hubieran aprobado. Entonces, los fondos de las AFJP seguirían siendo la caja para unos pocos.

- Pero ahora hay sospechas de que esos fondos se utilizan para la campaña electoral...

- Eso es mentira. Porque hay controles del Estado (...) Lo que yo digo es que nos dejen gobernar. La gente nos eligió a nosotros para que gobernemos. Y la oposición que se prepare para ser la alternancia a nuestra gestión de gobierno. Pero que no nos vivan metiendo palos en la rueda. Esta es la cuestión. Por eso es tan importante que el oficialismo, para poder seguir gobernando, tenga la mayoría en el Congreso.

"ALGUNOS SECTORES LOCALES ME CASTIGAN INJUSTAMENTE"

- ¿Siente a veces críticas algo injustas?

Gustavino:- Por supuesto. Todo el tiempo hay críticas. Pero lo que pasa es que a la sociedad, particularmente a la de Gualeguaychú, le cuesta reconocer muchas cuestiones por más que estén a la vista. Y yo personalmente he soportado -lo digo entre comillas porque no me quiero victimizar- injusticias innecesarias durante mi desempeño. Será a causa de mi condición y mis orígenes. Como no era abogado, doctor, profesional... Porque venía de la historia política que vengo no tenía capacidad para poder ocupar cargos públicos y poder ejercerlos con idoneidad, con eficiencia, con honestidad. Yo a ese cuestionamiento lo sentí muy fuerte en una época (...) Me considero un tipo honesto. Una persona que más allá de errores, defectos y virtudes siempre voy a tratar de cumplir de la mejor manera la función en la cual esté (...) Convengamos que en todos los órdenes de la vida, no importa el oficio, existen tipos honestos y tipos que se aprovechan de las oportunidades y gente que comete errores. Digamos que la honestidad o la corrupción no están en un lado sí y en el otro lado no. Por más que este sea un gobierno honesto, no hay garantías de que no haya algún tipo de funcionario que ha cometido algún error. De hecho a nivel nacional ha habido gente que ha quedado afuera, que ha sido despedida, cuando tuvo alguna denuncia o alguna sospecha. Está la gente del caso Skanska, Antonini y Uberti. Pero nadie está exento.

- Acaso en el 2011 los electores tendrán la oportunidad de evaluarlo...

- Puede ser. Estoy convencido de que en el tiempo la evaluación se hace sobre la base de los beneficios que se han logrado. Cualquier gestión se evalúa por los logros que se han obtenido. Hay gente que se la ha pasado hablando por mucho tiempo y no puede demostrar ningún tipo de gestión cuando ha pasado por la gestión pública. No puede demostrar ningún tipo de obra, de objetivos y de logros.

- Usted dijo recién que su figura era algo resistida localmente al comienzo. ¿Cree que hay un sector de la comunidad de Gualeguaychú que todavía no termina de ‘asimilarlo’?

- Hay un sector de la ciudad que no me quiere. Esto está claro. No me va a querer por mis convicciones ideológicas, por mi origen, por mi formación política. Pero creo que es absolutamente respetable(...) Creo que hay algunos sectores que me castigan injustamente. Pero yo no busco victimizarme con esto.

- Quizá esto forme parte de toda actividad política...

- Es cierto. Pero también existen satisfacciones cuando se logran cosas, se alcanzan objetivos. Porque en definitiva uno está en política para eso. Porque quiere llegar al poder y utilizarlo justamente para intentar cumplir con los sueños, las ideas, los proyectos y propuestas que uno tiene. Esta es la realidad. Y cuando ve que medianamente uno ha ido logrando esas cosas, siente satisfacciones.

Comentá la nota