Pellegrini: "desidia" y "mala fe" del municipio para llegar a un acuerdo por el frigorífico

Pellegrini: "desidia" y "mala fe" del municipio para llegar a un acuerdo por el frigorífico
“Desidia” y “mala fe” son las acusaciones que pesan sobre el intendente de Pellegrini, Miguel Ángel Pacheco, por la resistencia del municipio a alcanzar un acuerdo con la firma Pampa Oeste SA en el litigio por el frigorífico que está en condiciones de volver a abrir sus puertas pero permanece cerrado por abandono de la propia comuna.
Esa es la denuncia del titular de la empresa, Gabriel Berterreix, que mantiene un litigio con el municipio desde hace más de diez años. El empresario de la carne acusa a la comuna de haberle robado “por decreto” la concesión del establecimiento; volvió a presentarse a una licitación y quedó en condiciones de explotar el frigorífico, pero se enfrentó a la negativa municipal.

Pese a que se cumplieron todos los plazos, solicitudes e intimaciones para que el gobierno de Pacheco llegue a un acuerdo con la ex concesionaria del frigorífico, a la que le quitó la autorización “por decreto”, el municipio se negó a otorgar la concesión y el escándalo amenaza ahora con “socavar” su gestión.

El titular del Juzgado en lo Contencioso Administrativo Nº 1 de Trenque Lauquen, Pablo Germain, le dio a Pacheco la posibilidad de llegar a un acuerdo con Berterreix, ante todas las pruebas a favor del empresario. Pero no hubo reacción en el municipio.

Es más, el titular de Pampa Oeste acusa a la administración de Pellegrini de “engañar” a la Justicia y al Ministerio de Asuntos Agrarios, que conduce Gustavo Arrieta, porque en plena veda electoral, el 24 de octubre pasado, se anunció la habilitación de la cabina bromatológica y las salas de análisis del frigorífico. “Se publicó oficialmente”, cuestionó el empresario.

Aunque eso no fue todo. La gestión radical de Pellegrini recibió por esos días al inspector zonal del Ministerio de Asuntos Agrarios, Juan Carlos de Ortúzar, a quien le fue ocultado el litigio. Berterreix también apuntó a la “faena clandestina” del distrito, que se suma al “descontrol sanitario” en torno al frigorífico.

El 5 de noviembre pasado, Berterreix solicitó por carta la intervención del gobernador Daniel Scioli ante el desplazamiento por decreto Nª 628/04 de la explotación del frigorífico, sin indemnización por los “daños causados”.

“La planta que me fuera quitada ardidosamente estaba al momento del despojo cien por ciento operativa y funcionalmente, con inversiones del orden de los U$S 1.000.000”, señaló el empresario en la misiva al gobernador, y agregó: “No he logrado a la fecha que las autoridades provinciales actúen en el caso, frente a un intendente que siempre se ha manifestado descargando responsabilidad en el gobierno provincial”.

Secuencia

El matarife reveló que el gobierno bonaerense, a través de la cartera de Asuntos Agrarios, presionó a la administración local para realizar en el lugar las tareas de desagües industriales, cuya ausencia él había denunciado por “obstrucción”, además de la colocación de la instalación eléctrica que había sido robada misteriosamente.

Ante la constante falta de respuestas, el gobierno de Pellegrini debe otorgarle ahora a Berterreix no sólo la escritura del frigorífico sino también la suma de $ 3.200.000 por “daños y perjuicios”. Siempre en declaraciones a este portal, el empresario acusó al intendente Pacheco de “desmentir” la compra del frigorífico desde hace un año, “faltando a la verdad y estirando los plazos”.

El titular de Pampa Oeste recordó que Pacheco intentó licitar el frigorífico hace dos años, pero la convocatoria quedó “desierta”. El Concejo Deliberante aprobó la cifra de esa venta en $ 1.100.000; no obstante, el alcalde intentó colocarla por $ 1.600.000. También mencionó el asunto en la carta a Scioli.

“En un período no mayor a 60 días tenía que volver a ponerlo en venta con reducción del precio. Pasaron dos años y, al poner el 2 por ciento del monto en efectivo, como rezaba la venta (una suma de $ 22.000), tengo todos los derechos adquiridos de propiedad para gestionar la matrícula”, ratificó.

El empresario insistió en que el gobierno local debe otorgarle la escritura y ofrecerle un acuerdo económico por “daños y perjuicios”. “Si no, queda excluido de la explotación”.

En 2002, Gabriel Berterreix denunció a la comuna por el desalojo al que fue sometido, cuando le revocaron por decreto la concesión del predio que dos años antes le reconocieran. “Pararon la actividad, me lo intentaron robar por decreto y por una deuda tributaria que se canceló el 1º de diciembre del 2004”, aseguró en su momento. No le debía un peso al municipio.

Coment� la nota