Peligrosas fisuras en el centro

Cuanto menos inquietante es el estado que muestra esta propiedad de calle Chiclana al 300, donde es posible advertir, a simple vista, una importante cantidad de fisuras en las molduras de su fachada.
Según ha ocurrido en los últimos tiempos en varios edificios históricos de la ciudad, muchas de estas fallas estructurales terminan de manera abrupta con algún desprendimiento de mampostería o revoques que, cayendo desde una altura de más de tres metros, se vuelve un elemento peligroso para cualquier ocasional transeúnte.

Comentá la nota