Peligro para la presidencia

El concejal electo de Proyecto Sur, Alberto Cortes, adelantó que no votará a un socialista al frente del cuerpo si se aprueba la delegación de la potestad de definir el boleto. "Va a contramano de lo que veníamos hablando".
El proyecto de la intendencia para ajustar automáticamente la tarifa de los servicios públicos ante el incremento de costos, sin la participación del Concejo, puso en pie de guerra al arco opositor. Entre ellos al concejal electo de Proyecto Sur, Alberto Cortés quien anticipó a este diario que si esta semana el socialismo aprueba el mensaje del Ejecutivo votará a favor de un candidato de la oposición para presidir el Palacio Vasallo en 2010. De ser así, la votación en la sesión preparatoria del miércoles 9 de diciembre arrojará empate y será necesario un sorteo. "No voy a darle mi voto al socialismo para que después utilicen el doble voto de la presidencia durante un año si ellos avanzan con estos superpoderes, en desmedro de la calidad institucional que veníamos conversando", justificó el edil para después agregar que la propuesta del intendente Miguel Lifschitz "está basada en una concepción neoliberal del transporte público. No se puede trasladar a la tarifa los ajustes de costos, deben explorarse otras alternativas", planteó.

La controvertida iniciativa del Departamento Ejecutivo tomó estado parlamentario el jueves pasado y hoy mismo será analizado en la Comisión de Servicios Públicos. La intención del PS es convertirla en ordenanza este jueves, con el voto de sus doce concejales.

El jefe de la bancada oficialista, Manuel Sciutto dijo que el PS está "dispuesto a discutir el tema con la oposición y escuchar las sugerencias que se planteen, pero hay que tratar el tema, ya que el desfasaje de costos se ha profundizado y se debe priorizar la prestación del servicio. Hay que desdramatizar el tema ya que en muchas ciudades del país la tarifa del transporte las fija la intendencia y eso no significa cerrar el Concejo o vaciarlo de contenido".

Distinta fue la interpretación que hizo el arco opositor. El edil electo del Partido del Progreso Social (PPS), Héctor Cavallero advirtió que el mensaje del intendente es "claramente ilegal ya que va a contramano de la Ley Orgánica de Municipalidades que establece entre las competencias del Concejo la potestad de fijar las tarifas de los servicios públicos. Lo que se ha hecho en más de una oportunidad es delegar temporalmente esa facultad al Ejecutivo, pero este proyecto lo plantea de manera semi permanente", señaló el ex intendente para quien el socialismo pretende que el Concejo "sólo se ocupe de designar a los ciudadanos ilustres" de Rosario.

Cortés coincidió con los argumentos legales de Cavallero. Pero fue más allá al destacar que el proyecto de Lifschitz "va a contramano de lo que veníamos conversando con el oficialismo. Yo había anticipado mi voluntad de respetar la tradición legislativa y apoyar para la presidencia a un concejal del socialismo si se daba en el marco de un acuerdo para mejorar la calidad institucional de la ciudad. Si esta semana el proyecto se aprueba voy a cambiar mi voto ya que para el 2010 significaría darle el doble voto al socialismo para que defina las votaciones que terminen empatadas con su presidente".

El concejal electo de Proyecto Sur cuestionó además los fundamentos del mensaje de la intendencia ya que "hace mención al ajuste automático que se aplica en los contratos de obra pública y en algunas concesiones de servicios públicos como el alumbrado y los semáforos lo que de por sí ya es cuestionable ya que prácticamente reduce el riesgo empresario".

"Lo más cuestionable -agregó- es que no se repara en la diferencia con el transporte público donde el impacto del ajuste automático recae íntegramente sobre el usuario. Y está demostrado que cerca del 80 por ciento de los usuarios del sistema son trabajadores y estudiantes. Este mensaje está inspirado en la lógica neoliberal", lanzó.

Para el futuro edil, "hay que buscar alternativas, un mix de variables que deben incluir lo nacional, la pata provincial y lo municipal. En lo local habría que explorar eventuales aportes extra de los empresarios a través del Derecho de Registro e Inspección (DReI)".

Comentá la nota