EL PELIGRO DE CIRCULAR POR EL PUENTE PEATONAL DE LA NUEVA TERMINAL DE COLECTIVOS

Hoy quizás sea una de las postales más distintivas de la ciudad, el viejo zanjón por donde circulaba en ferrocarril Urquiza junto a la estación y el puente peatonal que lo une al antiguo playón de los galpones que se utilizaban para guardar los trenes.
Un lugar único que fue transformado, significativamente, al trasladarse la nueva terminal de ómnibus a la zona, ya que la infraestructura del lugar no se adaptó a la gran masa de usuarios de Chevallier, Millenium y de todas las líneas interurbanas que realizan sus viajes a Escobar, Lima y Ariel del Plata.

Particularmente, el viejo entablado de madera que funciona como puente peatonal nunca fue mantenido, arreglado y reforzado desde la llegada de la nueva terminal, a pesar de que transitan cientos de zarateños por día.

Los vecinos han notado esto y nuevamente cargan sus reclamos al Ejecutivo municipal por el “deplorable estado” de sus viejos tablones.

“Un día esto se va a caer. Hay tablones podridos, de casi 20 años, que se encuentran doblados o mordidos en sus puntas, a punto de quebrarse. También hay tornillos flojos, que sobresalen de la tabla y que pueden provocar una seria caída a cualquier peatón”, comentó un vecino que ya no se atreve a cruzar por este puente peatonal, “prefiero caminar hasta la calle Brown y cruzar el puente de cemento”, agregó.

“Estamos muy preocupados porque ahora trasladaron el kiosko de diarios y revistas y tememos que esta terminal se transforme de provisoria a definitiva. Queremos que se arregle el puente y se adecúe mejor el espacio para la comodidad y la seguridad de todos los vecinos”, comentó Luis, un empleado zarateño que viaja todas las mañanas a Campana.

Por último, los vecinos han coincidido en evitar cruzar por “este peligroso puente peatonal”, el cuál reclaman que arregle el municipio antes de que algunos de sus tablones se quiebren.

Comentá la nota