Peligran entidades públicas por falta de fondos que debería entregar el Gobierno

Indignante. Mucho fue el dinero gastado en la campaña electoral, sin embargo varias instituciones vitales de la comunidad de Gualeguaychú no reciben el subsidio prometido por el Gobierno provincial, desde el año pasado, y ahora sobreviven como pueden.
"No se que es lo que pensarán los políticos, no piensan en la vejez, no piensan en la educación, no piensan en la salud, está todo complicado", opinó con lagrimas en sus ojos la presidenta de la comisión directiva del Hogar de Ancianos, Cristina Bottani de Martínez, al observar con impotencia como se agrava todos los meses la situación económica de la institución.

Pero el Asilo de Ancianos no es el único que atraviesa un mal momento económico, las Bibliotecas Populares de la ciudad deben realizar todo tipo de piruetas para llegar a fin de mes sin deudas. Prueba de ello es ver un cartel de venta de tortas fritas a la entrada de la Biblioteca López Jordán.

Una de las responsables de dicha institución, Elsa Denegri de Casanova, contó que llevan diez meses sin cobrar el subsidio de 1.400 pesos que les otorga mensualmente el Gobierno de Entre Ríos. En una reunión realizada hace 20 días en Colón se arregló que a la semana siguiente las Bibliotecas Populares recibirían retroactivamente el dinero adeudado, pero eso nunca sucedió.

La realidad económica de cada biblioteca es diferente una de otra, pero lo cierto es que todas se encuentran en igualdad de condiciones al momento de pagar sueldos y servicios. Según Denegri, López Jordán tiene desde 3.500 hasta cuatro mil pesos de gastos fijos todos los meses, pero aclaró que hay mucha gente que colabora ad honorem porque la institución no tiene recursos.

Actualmente están subsistiendo gracias a las cuotas de los socios, a las rifas que se organizan y a la venta de tortas fritas que se realizan los días martes, "todo suma". "Hacemos bonos contribución o recibimos donaciones, hacemos de todo para recaudar fondos, la biblioteca tiene que pagar leyes sociales, luz, teléfono, internet, son todos gastos que se pagan del 1 al 10, no podemos atrasarnos", aseguró su Vicepresidenta.

Si los viera Sarmiento

A la Biblioteca Popular "Domingo Faustino Sarmient"o también se le deben varios meses de este subsidio, pero debido al gran número de socios, la crisis económica no es tan fuerte, pero no por ello menos preocupante.

Una de las empleadas explicó que la entidad recibe un subsidio anual por parte de la Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas Populares (CONABIP) que sirve para el mantenimiento de la institución. Este aporte de 15 mil pesos se puede dividir: una mitad para el pago de haberes y la otra para gastos generales, pero la empleada advirtió que "hay que saberlo administrar".

La Biblioteca Sarmiento, que tiene cuatro mil pesos de gastos fijos en el pago de haberes de sus empleadas, subsiste actualmente con la cuota de socios y con actividades que organiza la comisión directiva. "Se realiza el "Café de las Artes", lo cual significa otro ingreso para la institución, hay talleres de teatro, de dibujo, no se cobra una mensualidad pero se pide una colaboración para pagar la luz, el gas, pero el lugar no se alquila", explicó la mujer.

Con los viejitos no

La Presidenta de la comisión directiva Asilo de Ancianos comentó que la centenaria institución recibe 2.760 pesos mensuales pero desde enero de este año ese subsidio no se recibe. Este dinero se debería depositar en la cuenta corriente 7640/2 del Banco de Entre Ríos, pero al no hacerlo, esta cuenta registra un déficit de 470 pesos porque igualmente el banco les cobra el mantenimiento.

"Es malísima la situación por la que estamos atravesando, si el hogar subsiste es gracias al pueblo", manifestó Bottani y contó que el asilo cuenta con seis empleados en blanco, "en sueldos tenemos un gasto fijo de alrededor de nueve mil pesos, más cinco mil pesos de leyes sociales, es mucha plata".

Además detalló que hay "abuelos" que donan su jubilación, que rondan entre los 400 y 700 pesos, "no se hasta cuando vamos a subsistir". Pero aclaró que por el momento no se tienen deudas, "el pueblo nos ayuda mucho, desde empresas que nos ayudan con la leche de todo el mes hasta el abuelo que el día que cobra viene con un kilo de yerba y azúcar, todos ayudan en la medida de lo que pueden".

La responsable del Hogar contó que para combatir la crisis que atraviesa la institución se realiza una feria americana con ropa que es donada para los abuelos. Con el dinero recaudado, de lo que se vende a un precio módico, se pagan los servicios, "tuvimos que pagar 1.500 pesos de luz, estamos subsistiendo de la forma que podemos".

Comentá la nota