Peligran 1.200 puestos de trabajo de la planta de Siderar en San Nicolás.

Según fuentes gremiales, la empresa tenía redactados los telegramas de despidos para ser enviados en estas horas. Pero una negociación de último momento en el Ministerio de Trabajo logró destrabar la situación. No obstante, la solución de fondo estaría muy lejana.
SAN NICOLAS: La caída de la actividad producto de la crisis internacional tiene al borde del despido a 1.200 operarios de la planta que la siderúrgica Siderar, controlada por el grupo trasnacional argentino Techint, posee en la ciudad de San Nicolás: de concretarse la medida, sería el mayor golpe al empleo en la provincia desde que comenzó el temblor financiero, que ya impacta de lleno en la economía real.

Según dijeron fuentes gremiales de UOM y Uocra de San Nicolás, Siderar tiene ya redactados los telegramas de despidos y estaba previsto que les lleguen a los trabajadores entre estas horas, cuando muchos de ellos vuelven del período de vacaciones, aunque una negociación de último momento en el Ministerio de Trabajo de la Nación logró destrabar la situación, vía el dictado de una conciliación obligatoria, al menos hasta el 5 de febrero próximo.

Con todo, la solución de fondo está lejos de llegar: según dijo el secretario de Prensa de la UOM de San Nicolás, la compañía “hasta ahora se mantiene firme en su postura de que no puede conservar los puestos de trabajo”.

Es que, según explicaron voceros de Siderar, “esta situación se produce porque se padece una falta de caja, para continuar con la construcción de un horno de fundición con tecnología de punta para la producción de planchas de acero”, debido a merma de pedidos para la fabricación de ese producto como consecuencia de la crisis financiera internacional. “Los contratos de trabajo tienen vigencia en la medida que existan tareas para realizar”, justificaron las mismas fuentes.

En ese marco, las fuentes gremiales indicaron que la empresa rechazó todas las alternativas presentadas por el gobierno, la UOM y la Uocra tendientes a superar el conflicto y remarcaron que otros 1.400 operarios podrían ser despedidos a partir de marzo próximo. La dureza de la posición quedó demostrada en la extensión de las reuniones en Trabajo: cinco horas el primer día y otras tres el segundo, hasta que la viceministro Noemí Rial, dictó la conciliación obligatoria.

El conflicto en Siderar generó una verdadera crisis socio-laboral en San Nicolás a punto tal que el tema fue tratado en una reunión del Consejo Deliberante local. No es para menos: se trata del mayor despido en una sola tanda de trabajadores registrado en la Provincia desde que comenzó la crisis. Hasta ahora, sólo se habían reportado formalmente 700 despidos de parte de compañías al Ministerio de Trabajo bonaerense, aunque se presume que puede haber más, si se tiene en cuenta a los trabajadores fuera del circuito legal.

Así las cosas, fuentes gremiales expresaron su “pesimismo” respecto a la resolución favorable para el conflicto, aunque advirtieron que agotarán “todos los recursos” para evitar los despidos. Es que sería un “golpe muy duro para la vida económica de nuestra ciudad, porque es difícil que esas familias consigan otra fuente de sustento, al menos de la calidad de la que podrían perder”, explicó el intendente nicoleño, Marcelo Carignani.

Comentá la nota