Peligra la unidad del frente de peronistas antikirchneristas

La diferencia de opiniones y las posiciones personales complican el proyecto.
Bajo la excusa formal de conmemorar los 25 años del regreso de la democracia, el peronismo disidente intentará reunir el próximo 10 de diciembre en Parque Norte a la mayor cantidad de dirigentes posibles para emitir un duro documento contra el Gobierno y comenzar a diagramar lo que llaman "un antikirchnerismo ordenado y unido" de cara a los comicios de 2009.

La apuesta de máxima de los organizadores de este encuentro es reunir a más de 1000 dirigentes y lograr la foto soñada: unir a Eduardo Duhalde con Felipe Solá, Francisco De Narváez, Ramón Puerta, los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá, Luis Barrionuevo, José Manuel de la Sota, Jorge Busti y Juan Carlos Romero, entre otros. Pero al parecer, la divergencia de opiniones y enfrentamientos internos en el PJ hoy no permitirá alcanzar este cuadro deseado.

"Queremos mostrar que somos el verdadero peronismo y que el Gobierno sólo es chavismo", expresó a LA NACION uno de los principales dirigentes de la organización de este encuentro. En lo conceptual, la mayor parte del PJ antikirchnerista coincide con esta idea y cree que es necesario reorganizar cuanto antes al peronismo.

Pero en medio de ello se mezclan las mezquindades personales, la pelea bonaerense, la situación particular de cada provincia y las ambiciones electorales de diversos dirigentes.

El armado de este encuentro comenzó a tomar forma la semana pasada y seguirá definiéndose en los próximos días. La intención es organizar una jornada completa de debate con los cuadros técnicos para mostrar una propuesta de gobierno alternativo y, a la vez, exponer un hipotético gabinete nacional con figuras relevantes de la economía, la política exterior, la seguridad y la política social.

En la reunión de equipos técnicos que se realizó el martes pasado convocada por Puerta, los Rodríguez Saá, Miguel Angel Toma y Barrionuevo, entre otros, estuvieron personalidades relevantes del PJ disidente que darán el presente en Parque Norte. En el área económica aparecen Javier González Fraga, el duhaldista Carlos Brown, Jorge Todesca, Rogelio Frigerio (nieto), Aldo Pignanelli, Alieto Guadagni y Marcelo Lascano.

En el panel de política exterior figuran Abel Posse, Andrés Cisneros, Archibaldo Lanús y Daniel Petrella. En tema de política social estarán Hilda Duhalde, Fernando Galmarini, Eduardo Amadeo y Claudio Chávez. Y en el ámbito de la seguridad está Toma junto con Eduardo Solís y la idea es convocar a Jorge Villaverde, aunque éste aún no confirmó si estará el 10 de diciembre.

Hasta ahora, los organizadores contabilizan a unos 13 distritos en el armado de esta puesta en escena. Se encuentran allí referentes de Buenos Aires, Córdoba, la ciudad de Buenos Aires, Misiones, San Luis, Salta, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Santa Cruz, San Juan y Tucumán.

Panorama

Aún no está claro cuál será finalmente la foto que el peronismo disidente exhibirá el 10 de diciembre en Parque Norte, pero ya hay datos llamativos que ayudan a evaluar posibles ausencias y presencias:

El entrerriano Jorge Busti, que maneja el PJ local y que parecía haber acordado con la Casa Rosada, ya mandó a un emisario a la reunión del martes pasado para organizar lo de Parque Norte.

Duhalde dijo a sus allegados que no irá al encuentro porque quiere mantenerse alejado de eventuales armados electorales, aunque su esposa y varios referentes de sus bases estarán presentes.

Es muy probable que Carlos Reutemann no vaya el 10 de diciembre porque quiere disciplinar al máximo a su tropa en Santa Fe para controlar el armado de listas de candidatos en 2009 y evitar, así, un nuevo enfrentamiento con la Casa Rosada.

El salteño Romero adelantó a los organizadores que para estar en la foto quiere "reglas de juego claras". Esto significa que no se utilice el escenario para lanzar una candidatura presidencial o a diputado nacional.

De la Sota ya ratificó que no intervendrá en el proceso electoral de Córdoba en 2009 con lo que dio libertad de acción a sus seguidores para estar presentes en Parque Norte.

De Narváez podría aceptar la invitación, pero buena parte de sus laderos coinciden en que esperará hasta último momento para ver si le conviene o no aparecer en la foto.

Solá adelantó a sus allegados que no concurrirá a Parque Norte "porque no le interesa aparecer en esa foto". A la vez, quiere despegar su figura de la sombra de Duhalde.

El gastronómico Barrionuevo, enrolado en la CGT opositora Celeste y Blanca, se movió rápidamente con sus amigos sindicalistas de "los Gordos" (grandes gremios) para asegurarse la presencia de éstos. De hecho, consiguió que el mercantil Armando Cavalieri les preste el predio de Parque Norte, que hasta hace poco parecía exclusivo de los Kirchner.

Los peronistas disidentes creen que más allá de la fotografía final, el efecto de realizar el encuentro el mismo día en que la presidenta Cristina Kirchner cumple un año de gobierno será un gesto claro de que no habrá recomposición posible en el PJ y que el peronismo camina hacia un enfrentamiento de derivaciones impredecibles.

Comentá la nota