Peligra la siembra de girasol por la invasión de palomas

La invasión de palomas provocó pérdidas importantes en la última campaña de girasol. Los productores temen que las aves puedan causar un mayor daño. Todavía dudan de la posibilidad de iniciar la siembra.
Ayer, en el Ente Producción y Promoción de Empleo de Urdinarrain, Rubén Berardo fue claro: "si no se soluciona el grave problema que representa la paloma para el cultivo, es muy posible que no sembremos girasol". Berardo no anduvo con vueltas a la hora del debate entre productores y funcionarios provinciales y profesionales del INTA, que reconocieron el problema y la magnitud del mismo. De todos modos manifestaron que no es mucho lo que se puede hacer, porque "si bien la paloma es considerada una plaga, no se cuentan con los elementos necesarios para combatirla en lo inmediato".

En la anterior temporada, en el Departamento Gualeguaychú se perdió un 36% de la superficie implantada con girasol (poco más de 10.000 hectáreas) debido al accionar de las aves, fundamentalmente la paloma mediana, y en menor medida las cotorras.

La población de palomas aumentó considerablemente en la zona y acorde a lo indicado por los chacareros, actualmente está provocando daños en los cultivos de trigo.

"El gobierno se queja porque seguimos produciendo soja, pero otra no nos queda", señaló un campesino ante la consulta de El Día, para agregar que "además de las retenciones en el girasol, que es una alternativa, tenemos que soportar esta plaga". Otro fue mas lejos: "así no se hará más girasol, al menos en esta parte de la provincia". También se recordó que hubo que resembrar soja, debido al daño ocasionado por las palomas.

Las respuestas del gobierno

El Ingeniero Fernando Artibelli y Rubén Sarli, funcionarios de la Secretaría de la Producción, destacaron que son "varios los frentes que tenemos que afrontar, pero haremos lo posible por encontrarle una solución parcial al problema".

La Bióloga Sonia Canavelli del INTA Paraná, habló sobre las características de las palomas y las razones por las cuales se pueden haber concentrado en el sur entrerriano. Estimó que se encontrarían unos 10 millones de ejemplares en Gualeguaychú y una de las principales razones sería la abundancia de alimento, resultando los campos sembrados con girasol el blanco de las palomas de mediano porte que comerían entre 15 a 30 gramos por día". Dijo que los rastrojos de soja "las mantienen en la zona, debido a que tienen alimento, durante buena parte de la temporada y pueden seguir reproduciéndose".

Una plaga

La profesional destacó que de acuerdo a los datos recogidos por especialistas, se contabilizaron aproximadamente 750.000 palomas en un dormidero, ubicado en cercanías de un lote de 40 hectáreas en la provincia de La Pampa.

Las palomas con una buena dosis de alimentación, pueden tener hasta cuatro posturas en el año: el dato causa una mayor preocupación entre los chacareros. Estas aves pueden volar entre 50 y 100 kilómetros por día en búsqueda de alimento.

Es una especie declarada plaga, pero no se cuentan con elementos aprobados por el SENASA para combatirla. El método más eficaz es la red, pero esta puede ser utilizada en producciones menores, y no en cultivos intensivos. No se cuenta con repelentes químicos y no existe plan alguno para erradicar una plaga que en los años 70 y 80 causaron estragos en el sorgo.

Finalmente, productores y funcionarios, acordaron que un técnico de la zona, estará en permanente contacto con la Secretaría de la Producción y el INTA, informando sobre el accionar de las aves y las posibles medidas a tomar.

Advertencia de Sociedad Rural

En diciembre del año pasado, Sociedad Rural Gualeguaychú envió una nota a FARER haciendo notar "la preocupación existente por la gran invasión de loros y palomas en el Departamento Gualeguaychú, causando importantes pérdidas en los cultivos de soja y girasol". La carta tenía por intención advertir a la entidad y hacer llegar el reclamo a la Secretaría de la Producción de Entre Ríos para que se ocupara del asunto. Sin embargo, hasta el momento no se han implementado acciones en ese sentido, lo que pone en riesgo la próxima siembra de girasol en el Departamento.

Comentá la nota