Peligra en su puesto el Delegado Regional del Ministerio de Trabajo.

Peligra en su puesto el Delegado Regional del Ministerio de Trabajo.
Pilar de Todos pudo saber que ha pedido de algunos gremios, la administración del gobernador Scioli analiza desplazarlo de su cargo. Lo acusan de participar de una interna gremial. El funcionario se despegó de las quejas en su contra. “Si tengo que dar un paso al costado lo haré, pero no es esa la solución”, expresó.
La interna gremial que desembocó en la creación de una CGT paralela que se adjudica la validez por sobre la otra, ahora hace tambalear con fuerza la figura del Delegado Regional del Ministerio de Trabajo, Guillermo Lindoso.

Es que las últimas semanas Lindoso fue acusado por algunos gremios de terciar en la interna a favor de los integrantes de la nueva CGT, liderada por el mercantil Gustavo Gonzáles, lo que le valió un pedido público de renuncia, por parte de el titular de la CGT que ahora un grupo desconoce, el Secretario General de Camioneros, Oscar Larramendi.

Pero la gota que rebasó el vaso fue la presencia de Lindoso en la cena que luego del plenario llevaron a cabo una veintena de gremios.

“No tiene nada que hacer Lindoso en un encuentro gremial; esto demuestra que está con determinados gremios”, se quejaron desde el entorno de Larramendi.

En efecto, aunque Lindoso se cuidó de no aparecer en las instalaciones del Sindicato de la Alimentación (STIA) hasta después de terminado el plenario, sí lo hizo cuando los gremios se disponían a saborear un asado para coronar la noche, lo que encendió aún más la interna, y catapultó el envío de una misiva al propio gobernador Daniel Scioli, en donde se pide la cabeza de Lindoso.

Esa carta enviada directamente al despacho del mandatario provincial, llevaría las firmas de varios gremios afines a Larramendi, e incluso algunos que también participaron del plenario de la CGT paralela. Es que, explicaron fuentes de algunos gremios a Pilar de Todos, algunas representaciones en el plenario “no eran las que correspondían”.

“Tenemos la firma de varios gremios que nos aseguran que no participaron de ese plenario”, señalaron desde la CGT de Larramendi.

Incluso esas mismas fuentes aseguraron a este medio que “es casi un hecho” el reemplazo de Lindoso.

Lindoso, horas después, envió una nota a los medios donde busca despegarse de la interna e intenta aclarar el porqué de su presencia en un acto sindical.

“Debo ante todo hacer saber que no está en mi ánimo alentar, promover o participar de ninguna interna gremial, sino todo lo contrario”, expresó Lindoso a través de una carta enviada a los medios.

“El Ministerio de Trabajo, como lo entiendo yo, debe estar al servicio de ‘todos’ los gremios independientemente de sus pertenencias políticas o ideológicas (…). Así las cosas, un grupo de gremios ha solicitado públicamente que me aparte de la gestión, porque entienden que mi posición es parcial y a favor del otro grupo con quien están enfrentados. (…). El pasado viernes fui agasajado por más de 20 organizaciones gremiales en las instalaciones del Sindicato de la Alimentación. Allí recibí el apoyo de la gran mayoría de los gremios de Pilar, quienes me alentaron en la tarea que desde el Ministerio de Trabajo venimos realizando. De ningún modo participé del «Plenario», ni estuve en la conferencia de prensa, dado que entendí que era privativo de los gremios, tan solo me acerqué a agradecer la confianza y a comprometerme con redoblar el esfuerzo del trabajo diario”, añadió Lindoso.

Luego de asegurar que quiere la “unidad del movimiento obrero”, el funcionario añadió que si él es el problema, no dudará en dar un paso al costado, aunque dudó de que esa sea la solución.

“Pero realmente creo que soy parte de la solución, dado que estoy equidistante de todos los sectores en pugna, ayudándolos a resolver sus conflictos laborales”, diferenció.

Algunos de los gremios detractores de Lindoso, ironizaron con el asado en el que participó y manifestaron, entre risas, que la cena no fue un agasajo, sino una despedida.

La carta enviada al Ministro de Trabajo Provincial y al gobernador Scioli, dicen desde los gremios cercanos a la figura de Larramendi, “va a terminar con el cambio del delegado de Trabajo local”.

Comentá la nota