Peligra la Legislatura K

La renovación del parlamento provincial está complicada para el oficialismo en los comicios del domingo. El Frente para la Victoria podría perder la mayoría propia
La renovación del parlamento provincial está complicada para el oficialismo en los comicios del domingo. El Frente para la Victoria podría perder la mayoría propia

La nueva conformación de la Legislatura bonaerense, de acuerdo a los resultados de las elecciones del domingo, se prevé que marcará el debilitamiento de la representación parlamentaria del kirchnerista Frente para la Victoria (FpV) a partir de diciembre, cuando se renueven las bancas. En la Cámara baja se renovarán 46 diputados sobre 92 que posee el cuerpo, mientras que en el Senado se ponen en juego 23 de las 46 que lo conforman.

Más allá de las diferencias que puedan arrojar las urnas frente a los resultados posibles que se manejan a cuatro días de los comicios, hay un dato concreto que posiciona al oficialismo en desventaja: el FpV renueva 26 de sus 47 diputados y 19 senadores del bloque de 32. Es la fuerza política que más legisladores pone en juego el domingo y por lo tanto la que más tiene para perder. A esto se le suma el retroceso del kirchnerismo en la intención de voto para estos comicios y la baja aceptación que posee en algunas de las secciones, principalmente en el interior, donde incluso podría quedar tercero y con dificultades para sumar escaños.

Por todo esto, el futuro del oficialismo en la Legislatura es negro. En Diputados es casi un hecho que perderá la mayoría propia que posee actualmente. Los kirchneristas más optimistas especulan que tendrán un bloque de entre 40 y 42 diputados, lejos de los 47 necesarios para no depender de las voluntades de otras fuerzas para definir una votación.

Por el contrario, la oposición tiene todo para ganar. En el Acuerdo Cívico y Social (ACyS), sumando las bancas de la Coalición Cívica (CC), la UCR y el cobismo, esperan contar con una bancada de entre 30 y 31 legisladores. Juntando los bloques de las tres fuerzas que conforman el frente electoral, actualmente cuentan con 27 diputados, de los cuales sólo 7 se retirarán en diciembre. La CC renueva 3 de sus 14 diputados, la UCR uno de los 6 que tiene, mientras que 3 de los 7 diputados que se identifican con el vicepresidente Julio Cobos abandonarán este año la Cámara baja provincial.

Menos beneficiada quedará la tercera fuerza en la Cámara baja provincial, conformada por la unión entre el Pro, los diputados que responden a Felipe Solá y los de Francisco De Narváez. Al Pro se le va uno de un bloque de dos, Unión Celeste y Blanco (De Narváez) mantendrá sus dos bancas y el bloque felipista Unión Peronista pierde 9 sobre 10.

La pelea para acceder a la Cámara baja se dará en la Segunda sección electoral (norte de la provincia) que renueva 11 bancas, la Tercera (sur del Conurbano) aportará 18 diputados, la Sexta (sur de la Provincia) elegirá 11, y la Octava (La Plata) renueva 6. El kirchnerismo espera sumar la mayor cantidad de escaños por la Tercera, aunque será difícil que recupere los 10 que pierde en esa sección, pero más difícil será que mantenga los de la Segunda, Sexta y La Plata.

En la Cámara alta el panorama es más alentador para el oficialismo, pero no menos complicado. Para retener los 24 senadores necesarios para continuar con la mayoría propia deberá obtener once de los 23 que se eligen el domingo. La sección electoral donde el oficialismo tendrá el mayor impacto es en la Primera (norte del Conurbano). Teniendo en cuenta que ostenta las 8 bancas que representan a esa parte de la Provincia, ahora tiene pocas probabilidades de mantenerlas ya que la oposición allí es más fuerte y seguramente superará el piso de 12,5 por ciento necesario para incorporar un senador.

Otra sección que renueva bancas en el Senado es la Cuarta (noroeste), donde el conflicto con el campo le restará votos al kirchnerismo y es casi imposible que se ubique primero para retener los 5 senadores. Un segundo lugar le aportaría 3 como máximo, aunque es probable que quede tercero.

La Quinta (sureste) es otra de las secciones complicadas para el kirchnerismo. Se eligen 5 bancas, el FpV pone en juego 3 y la UCR 2, pero es muy poco probable una victoria del kirchnerismo donde sólo puede aspirar a obtener dos representantes, en el mejor de los casos.

Finalmente, en la Séptima sección electoral (centro) el kirchnerismo perderá al menos uno de los tres senadores que tiene actualmente.

En ese esquema, la oposición se verá beneficiada también en la Cámara alta. Aunque la UCR renueva la totalidad de su bloque de cuatro senadores, la Coalición Cívica mantendrá sus 8 legisladores. En tanto, Unión-PRO, además de los que obtenga el domingo, podrá sumar algún disidente desde el bloque oficialista.

Comentá la nota