Peligra la impresión de las boletas de los partidos chicos.

La Nación aún no envía el dinero. Los partidos grandes gastan hasta 50 veces más que los pequeños.
En las agrupaciones políticas más pequeñas de la provincia que se presentarán en los próximos comicios hay mucha preocupación. Es que desde el Ministerio del Interior de la Nación aún no envían los fondos de campaña, y la impresión de las boletas de estos partidos para el 287 de junio peligra severamente.

La campaña de estas agrupaciones es bastante humilde y los fondos destinados a ella, son bastante escuetos. El retrasado debate sobre la boleta única los perjudica severamente. Actualmente, cada partido debe imprimir sus boletas. En el caso de las agrupaciones minoritarias, esto se hace con los fondos obtenidos de acuerdo con la cantidad de votos logrados en la elección anterior. "La verdad es que nos costará mucho llegar. Si no nos envían los fondos no sé qué va a pasar", dijo preocupado Sebastián González, de Mendoza Merece Más, que presenta a Graciela Cousinet y Ernesto Mancinelli como principales candidatos.

El testimonio de este partido podría ser el de tantos otros, cuyas campañas se hacen "como se puede". Los afiliados al partido, los familiares y todos los conocidos que se pueden reclutar hacen algún aporte de dinero, salen a repartir panfletos o a pegar ellos mismos los afiches. Costear una campaña significa, para muchas de estas personas, pedir préstamos y poner en juego hasta sus bienes personales.

Una agrupación pequeña imprime, con los fondos de la Nación, cerca de medio millón de boletas. En la vereda de enfrente, los tres partidos grandes, llegan a encargar hasta 3 millones de papeles cada uno. Este gasto no le significa, ni a la UCR ni al PD ni al PJ, una parte importante de su presupuesto electoral.

Una campaña legislativa le cuesta a una de las agrupaciones mayoritarias, aproximada y oficialmente unos 2 millones de pesos. La pauta publicitaria en TV se lleva la mayor parte de los fondos, además de los inversión en el resto de los medios.

Estas cifras multiplican varias decenas de veces los presupuestos de los partidos pequeños. Los 20 o 30 mil pesos juntados por una agrupación cuyo número de afiliados apenas supera los exigidos para poder presentarse a las elecciones son un vuelto en los presupuestos de los partidos principales.

"Una campaña como la nuestra cuesta unos 2,5 millones", dijo César Biffi, encargado de la campaña del Frente Cívico. Rubén Miranda, titular de la del peronismo, comentó que el PJ los autorizó a utilizar 1,8 millones, aunque se estima que se gastarán casi el doble. El PD gastará cerca de un millón. Desde la oposición, en tanto, señalaron que continúan sin aparecer los 725 mil pesos que debió girar la Nación de acuerdo a lo establecido en la resolución 503/09 para el financiamiento de partidos políticos. Estos fondos, dicen desde el PD y la UCR, son vitales para hacer frente al enorme gasto del oficialismo. Esta semana se realizarán varias cenas partidarias para juntar fondos.

Comentá la nota