Peligra una funcionaria por el incidente erótico

El titular de la Dirección General de Escuelas, Carlos López Puelles, aclaró que los dichos de la titular de la Dirección de Orientación y Apoyo Psicopedagógico (Doapc), María Eugenia Carbonari, "no representan la postura de la DGE", y dijo que la funcionaria "debería tener argumentos" para decir que no hubo abuso y que la joven había participado de un juego sexual.
"A mí no me consta", dijo López Puelles sobre la "situación erótica consentida" a la que había hecho mención la funcionaria, a quien podría pedírsele la renuncia en las próximas horas.

Según el titular de Educación, en la investigación administrativa se va a indagar a Carbonari para pedirle pruebas que avalen sus afirmaciones.

Así, el Ejecutivo buscó apartarse de la respuesta que había dado la psicopedagoga, donde había asegurado que la situación fue "consentida" y que no había abuso, según lo habrían afirmado los compañeros de la joven ante las requisitorias de los directivos del establecimiento.

"Hay una denuncia judicial y una sospecha de que se cometió un delito: nosotros tenemos que esperar que las investigaciones sigan su curso", dijo López Puelles.

El caso tomó ayer trascendencia nacional y los dichos de Carbonari fueron criticados en las versiones on-line de la mayoría de los medios porteños.

"Este Gobierno repudia el hecho y, sobre todo, el marco en el que se dio", dijo el titular de la cartera educativa, quien al momento de ofrecer ayer una conferencia de prensa no se había reunido con Carbonari ni con los directivos del colegio.

El contador dijo que se "evalúa la posibilidad de pedirle la renuncia a Carbonari" pero que debe hacerse "la investigación administrativa correspondiente", que alcanzará también al personal de la escuela.

El colegio tiene 36 cursos y además de los directivos y secretarios, hay 13 preceptores, por lo que se busca establecer por qué no había nadie cuidando a los alumnos. /M.M.

Comentá la nota