Las peleas entre vecinos lideran los casos que van a mediación

El año pasado el Centro de Mediación de la Defensoría del Pueblo atendió 371 casos de conflicto, 15 por ciento más que durante el 2007. Más de la mitad, el 56 por ciento para ser exactos, llegó al organismo a causa de enfrentamientos entre vecinos. A ellos les siguieron conflictos comerciales (por ejemplo, ante el desconocimiento de garantías o incumplimiento en trabajos pactados), familiares (por herencias, divorcios o la representación legal de incapaces mayores) y de salud (sobre todo, por inconvenientes con empresas de medicina prepaga).
"En lo que se refiere al desarrollo diario, podemos ver que la actividad va en permanente aumento en cantidad y complejidad de los casos traídos a mediación", explicó el director del Centro de Mediación, Víctor Jaef, quien remarcó que ese crecimiento va acompasado por "excelentes resultados en casi todos los casos".

Durante el 2008 el centro medió en 371 conflictos, 54 casos más que los abordados durante el año anterior.

De ellos, el 56 por ciento se produjo por problemas comunitarios, lo que en criollo significa peleas entre vecinos "en sentido amplio". ¿Por qué causas? Por ruidos molestos, disputas por medianeras y otras rencillas.

Los conflictos comerciales en los que intervino la mediación representaron el año pasado el 20 ciento del total, los familiares el 14 y los de salud el 6,5.

Entre los logros del 2008, Jaef recordó que, a pedido del propio Poder Judicial, el centro intervino en el extenso conflicto laboral del lavadero Virasoro con "resultado satisfactorio".

Otras dos actuaciones exitosas se hicieron a pedido de vecinos de Granadero Baigorria: una para resolver un problema con las areneras y otra para que familias que habían comprado terrenos en un loteo pudieran acceder al servicio eléctrico.

Una alternativa. La mediación es un instrumento extrajudicial que sirve para resolver conflictos sobre una amplia gama de problemáticas, entre ellas las comunitarias, comerciales, familiares, educativas, de salud, de daños y perjuicios, laborales, penales, de discriminación y de políticas públicas.

Entre sus ventajas se cuenta el hecho de que el procedimiento es voluntario, extrajudicial, informal, veloz, confidencial, gratuito y conducido por un tercero imparcial y capacitado para facilitar la comunicación entre las partes. La idea es que sean ellas mismas las que logren, tras una o varias reuniones, un acuerdo mutuamente satisfactorio.

Ese acuerdo tiene el valor de un convenio privado, pero luego puede ser homologado judicialmente. Si no se llega a una solución cualquiera de las partes puede dar por terminado el procedimiento y se destruye toda nota o apunte para preservar la confidencialidad.

Acceder a una mediación es sencillo: una vez planteada una queja o una consulta sobre un conflicto determinado en la Defensoría del Pueblo, los instructores del organismo brindan el asesoramiento jurídico.

Si lo consideran conveniente, luego derivan el caso al Centro de Mediación, que en un plazo máximo de diez días convoca a las partes para una reunión.

Los interesados en realizar una consulta u obtener más información deben llamar a los teléfonos 472-1112/1113, escribir al correo electrónico mediacionsur@defensorsantafe.gov.ar o entrar a la página de internet www.defensorsantafe.gov.ar.

Comentá la nota