La pelea por la torta del Insssep y los afiliados

Señor director de NORTE:

Por este medio quiero expresar como afiliado y en nombre de muchos trabajadores activos y pasivos, la vergüenza que siento y la bronca al ver que detrás de esta gran discusión respecto del Insssep hay algo muy oscuro y delicioso que todos quieren entrar y saborear: es el poder.

Con él, unos pocos pueden comprar, vender, viajar, hurtar y cometer muchos delitos. Ojo, no lo digo, lo dicen en todos los medios, los mismos que están dentro del directorio y gremialistas. ¿Cuál es la verdad de todo esto? Todos los días veo en los diarios locales y escucho en los medios radiales el innumerable cruce de acusaciones entre sí. Claro, mientras se pelean por un sillón, mientras pierden tiempo en marchas que seguramente la pagamos todos los chaqueños que aportamos, en repudio a algunos afiches con caras bonitas que aparecen pegados por toda la ciudad, mientras el gato persigue al ratón porque se comió la porción más grande del queso, mientras se cruzan palabras, un día lindas y otro día feas, mientras se dan el abrazo del oso e innumerables actitudes diarias, los que aportamos a esa caja previsional quedamos en el medio de esta gran tormenta. Nos cortan los servicios, uno va a comprar chequeras para consultas médicas o a gestionar algún trámite en la tesorería o alguna otra dependencia del mismo, vemos cómo el personal que cobra un buen sueldo, que perciben préstamos personales que algunos los devuelven y otros no; se dan el lujo de llevar y traer a los hijos de la escuela, toman mate y se matan de risa entre sí, pasillean con largas charlas con algún amigo, tío o tía, vecino o vecina, y hablando mal y pronto hasta con los perros, que se ocultan en el subsuelo por las interminables manifestaciones con fuertes bombas.

Mientras yo, afiliado, hago largas colas junto a los abuelos de todas partes de la provincia, personas con problemas de salud, esperando que se dignen a atendernos.

Señores directivos, señores gremialistas: Necesitamos una solución inmediata a este conflicto. Siéntense a dialogar como personas que son y representantes de los afiliados que los votamos, busquen cuál es la mejor manera de salvar nuestro Instituto de todo este manoseo. Si hay irregularidades, dejen que la justicia investigue. Si tienen la cola limpia miren hacia adelante, no para atrás; si hay que sacar lo sucio, que se saque, y dejen que nazca un nuevo instituto. Yo y muchos afiliados queremos hacer uso de él. Es nuestro derecho, por algo me descuentan de mis haberes religiosamente y no son pocas monedas.

En el medio de esta disputa los que nos perjudicamos somos los activos y pasivos, los que padecen gravísimos problemas de salud, la gran mayoría somos los pobres, y digo esto porque para algunos pocos no existen ni paros, ni burocracias administrativas, sí, hasta pueden hacer uso de aviones privados y avionetas del gobierno que, insisto, lo pagamos todos nosotros, los menos beneficiados y que quizás tenemos que llevar a nuestros familiares en una vieja ambulancia o colectivo cuando se los deriva a Buenos Aires u otro lugar con mayor complejidad. Pero bueno, no podemos seguir discutiendo, miremos hacia adelante, no para atrás. Pero ya, no hay tiempo y eso depende de ustedes, que manejan el Insssep, señores funcionarios, gremialistas y empleados.

Si no hay nada que ocultar, dejen que salga a la luz todo. Que aparten a un costado a aquellos que siempre gozaron de la abundancia y privilegios, distribuyan mejor los recursos que hay. Paguen las prestaciones médicas, pues a mi me descuentan; ofrezcan mejores servicios y beneficios para todos los afiliados. Mientras ustedes se pelean, discuten, cortan las calles, en el interior y acá, muchos abuelos se mueren por falta de atención médica y burocracia administrativa. Pregunto: ¿Se puede ser tan inhumano?

WALTER GOMEZ

DNI 23.263.410

Dónovan 290

(Delegado del 8º Piso

Ministerio de Salud Pública

y afiliado al Insssep)

Resistencia

Comentá la nota