La pelea de Resistencia se definió por menos de 2 puntos

Con solamente una mesa sin escrutar sobre un total de 460 que hubo en la capital, los números de la puja electoral en Resistencia se cerraron mostrando una fuerte paridad entre el Frente Chaco Merece Más y la Alianza Frente de Todos, aunque la pulseada terminó inclinándose a favor de esta última por algo más de 2.500 votos, equivalentes a menos de dos puntos porcentuales.
Una mirada más a fondo sobre lo ocurrido el domingo indica que el centro de la ciudad volvió a ser adverso para el peronismo, aunque en esta ocasión con mayor intensidad que en 2007, sin que el oficialismo lograra revertir esa brecha con los triunfos cosechados en buena parte de los barrios de clase media y en las villas más humildes.

En el distrito el peronismo esperaba una suerte distinta, teniendo en cuenta que la candidatura a gobernador de Jorge Capitanich había tenido un respaldo decisivo en la capital en 2007 y que aquí el gobierno había hecho un fuerte despliegue de todo orden, tanto en anuncios e inauguraciones de obras como en medidas de impacto directo, como los aumentos salariales a empleados públicos en el último año y medio o la entrega de ayuda social, rubros que se concentran principalmente en el área metropolitana.

Por eso, el radicalismo festejó con un énfasis especial la victoria, aun cuando la oposición no estuvo ausente a la hora de hacer funcionar su estructura y la de la Municipalidad de Resistencia buscando captar el voto de los resistencianos.

Números y lugares

En el escrutinio provisorio oficial, del 99,78% de las mesas, la elección capitalina dio 69.339 votos para la Alianza y 66.762 para el Frente Chaco Merece Más, es decir una distancia de 2.577 votos, hablando de los sufragios para diputaciones provinciales.

Territorialmente, las claves estuvieron en los circuitos 1, 2, 3 y 4 (los que encierran las cuatro avenidas que dibujan el cuadrado central de la ciudad), donde el radicalismo y sus socios obtuvieron diferencias muy amplias, que se afianzaron con victorias en el circuito 5A (Villa San Martín y otros barrios), en el 6 (Villa del Carmen y otros) y, sobre todo, en los 16 A, B y C (donde están los barrios Santa Inés, San Cayetano, España, Provincias Unidas, Villa Alta y otros), que son muy populosos y tienen padrones cargados.

El peronismo ganó en muchos circuitos, como el 5B (Villa Prosperidad), 7A (Barrio Central Norte, Villa Itatí), 7B (Llaponagat, Gastronómicos, Lotería Chaqueña y otros), 13 A (Güiraldes), 13B (Villa Libertad), 18 (Barrio Toba, Villa Ghío) y algunos más, pero con márgenes discretos, que no llegaban a revertir las pérdidas en otros puntos de la ciudad.

Ayer, NORTE intentó sin éxito comunicarse con el principal referente del peronismo en Resistencia, el presidente de Sameep, Gustavo Martínez, pero era imposible lograr que atendiera su teléfono celular. Seguramente el funcionario no estaba de humor, ya que el resultado baja su cotización en la interna peronista y complica sus chances de convertirse en candidato a gobernador en 2011, un deseo que es un secreto a voces dentro del PJ.

Martínez había sufrido un golpe similar en 2005, cuando el peronismo esperaba recuperar terreno y terminó padeciendo una derrota dura a manos de la Alianza. Pero había revalidado laureles en 2007, cuando el PJ perdió la intendencia pero hizo ganar la candidatura de Capitanich por sobre la de Rozas, en la carrera por la gobernación. Ahora, su flecha vuelve a apuntar hacia abajo. Incluso, el Frente Chaco Merece Más perdió en su circuito, el 16C.

Sin embargo, esa lectura es sólo parte de las mediciones internas de los partidos. En Resistencia las estructuras tienen una capacidad de orientación del voto que probablemente sea la más baja entre todos los municipios del Chaco, ya que aquí, por la amplitud del padrón, es mayor la presencia de los independientes que definen el sufragio al margen de los compromisos con dirigentes y punteros.

Comentá la nota