La pelea por los recursos calentó el debate de los candidatos.

La coparticipación y el impuesto al Cheque fueron el eje de la polémica. Sanz y Bermejo se cuestionaron y Mansur enojó a Félix.
Fue el debate televisivo más caliente de los últimos años. Los principales candidatos a legisladores nacionales se cruzaron fuerte anoche principalmente por los fondos nacionales que llegan a la Provincia.

Los representantes del justicialismo tuvieron que empeñarse en defender al Gobierno nacional ante los cuestionamientos de los postulantes del Frente Cívico Federal y del PD, que apelaron a los números y a la memoria para criticar a los legisladores kirchneristas cuando votan en el Congreso.

Con el recinto legislativo como escenario, desde las 23, los candidatos al Parlamento protagonizaron el único debate por TV que hubo en estas elecciones y que fue transmitido por Canal 7. Pese a la amabilidad con que se mostraron fuera de cámara, el programa se transformó por momentos en un verdadero ring.

El debate se articuló en torno a tres temas: la realidad nacional, el contexto provincial y las propuestas legislativas. Primero expusieron los senadores y luego los diputados y el orden fue determinado por sorteo.

El primero en polemizar fue el candidato a senador por el cobista Frente Cívico Federal, Ernesto Sanz. Luego de que el candidato a senador por el PJ, Adolfo Bermejo, dijera que votaría en el Congreso por lo que le ordenen "los mendocinos", Sanz lanzó: "Me gustaría creerle a Bermejo, pero lo cierto es que hoy las cosas son diferentes, los legisladores oficialistas reciben la orden de Néstor Kirchner y luego votan".

Esa frase del radical entrampó a Bermejo que se vio obligado a definirse como "no kirchnerista, sino peronista", y le pidió al resto de los candidatos que lo acompañaran a "conformar un bloque con los legisladores nacionales por Mendoza".

Sanz aprovechó la invitación para hablar de la necesidad de coparticipar el impuesto al Cheque, que "los legisladores oficialistas votaron en contra". El candidato a senador por el PD, Juan Carlos Aguinaga, se sumó a las críticas de Sanz pero aprovechó para cargar también contra el Frente Cívico.

"El PD se ha caracterizado siempre por una coherencia inclaudicable", sostuvo para marcar las contradicciones del cobismo. El candidato a diputado nacional por el PD, Omar De Marchi, también fue de la partida y se encargó de mostrar boletas de elecciones anteriores en las cuales algunos radicales y justicialistas iban juntos.

El debate fue subiendo de tono otra vez cuando el representante del Frente Cívico Federal, esta vez el candidato a diputado nacional, Ricardo Mansur, volvió a hablar de la importancia de coparticipar el impuesto al Cheque. Mansur interrogó al candidato a diputado nacional por el PJ, Omar Félix: "¿Estás dispuesto a coparticipar el impuesto al cheque?", le espetó.

Félix respondió: "Yo dije que había que eliminarlo, no me escuchás bien, estás nervioso, Ricardo", aseguró fastidiado. Como en el resto de la campaña, Félix se diferenció de Bermejo, mostrando un discurso claramente alineado con la Casa Rosada.

Contra todos los pronósticos, el vicepresidente Julio Cobos y el gobernador Celso Jaque fueron mencionados en muy pocas oportunidades durante la hora y media que duró el programa.

Bermejo mencionó a Jaque para agradecerle las gestiones que hizo cuando era senador nacional al conseguir 15 millones de pesos para la planta potabilizadora de Maipú. Sanz, quien marcó la agenda de temas casi todo el debate, aprovechó la cita para criticar a Jaque por haber votado a favor del reparto que la Nación hace del impuesto al Cheque. "Votó para que lleguen 15 millones pero por otro lado para que se vayan 400".

Al final, el mismo Gobernador llegó a la Legislatura y saludó a los ocasionales rivales. Pero Bermejo se había ido raudamente.

Comentá la nota