La pelea por la presidencia de la Legislatura sigue generando polémica

El diputado justicialista Miguel Senicen pidió a la Alianza responsabilidad institucional. La iniciativa legislativa 2309/09 para modificar el reglamento interno de la Cámara de Diputados ingresó en la sesión de este miércoles.
La batalla entre el oficialismo y la oposición, por la cual los dos partidos mayoritarios que tienen representación política en la Legislatura buscan quedarse con la presidencia de este poder, no tiene fin.

En la sesión ordinaria del miércoles pasado tomó estado parlamentario la iniciativa legislativa 2309/09 presentada por la Alianza Frente de Todos, con la cual pretenden modificar los artículos 17, 18 y 24 e incorporar el artículo 17 bis del reglamento interno de la Cámara de Diputados, con el cual la oposición busca continuar teniendo la presidencia del referido cuerpo. Si bien el proyecto de resolución recientemente ingresado fue derivado a las comisiones de Peticiones y Asuntos Constitucionales, para ser analizado, y todavía no tiene una fecha exacta para su tratamiento sobre tablas en el recinto legislativo, las opiniones en contra y a favor de esta iniciativa se siguen generando.

En este sentido, el diputado justicialista Miguel Senicen se sumó a la polémica y pidió a la Alianza responsabilidad institucional.

«Creo que la iniciativa del bloque aliancista carece de legitimidad política de base, teniendo en cuenta que se realizan modificaciones específicas al Reglamento Interno del Poder Legislativo con un único fin, el de monitorear y torcer la voluntad popular con una trampa legal, imponiendo la voluntad de una mayoría de transición y circunstancial por sobre las decisiones que deberá tomar la nueva composición», manifestó el legislador provincial.

Senicen dejó en claro que «la iniciativa aliancista, lejos de importarle las cuestiones de fondo y de formas, presiona a una situación de enorme gravedad institucional para la provincia y su equilibrio de poderes. Planteando por un lado modificaciones carentes de toda legitimidad, cerrándose al diálogo con quienes representa en igual cantidad de escaños a la ciudadanía y por último y aún más grave, de surgir la judicialización del conflicto, llevarían inexorablemente al Poder Legislativo a una intervención hasta que la Justicia decida al respecto».

Por último y conociendo a algunos colegas legisladores aliancistas, planteó Senicen: «Entiendo que no se encuentran cómodos siguiendo la estrategia del «todo o nada», defendiendo la Presidencia de la Cámara como el botín de guerra. Por eso creo que debe primar la cordura y seguramente encontraremos criterio y estoy seguro de que no van a arriesgar la institucionalidad, no van a quebrar la voluntad popular y, en definitiva, quedarán en la historia paradójicamente registrados como quienes decidieron una elección que marcará a fuego la relación de la política con el pueblo»

Comentá la nota