La pelea en el PJ, los nuevos asesores de Celso, y las bruschettas de verano

¿Se pude salvar el PJ a pesar del lastre de Jaque y Cristina? Algunos piensan que sí. El poder peronista se está armando para la interna. Celso, de estreno con consultora amiga.
El quincho estaba despoblado por las vacaciones. La mayoría había agarrado para Viña o la costa bonaerense, a descansar de un año tan ajetreado. Como hacía calor, el gordo Julián había decidido no prender la parrilla, y –además- no quería gastar, porque en la cuenta del final siempre había alguno que se olvidaba de poner. Y lo venían empernando seguido. Así es que compró pan casero y francés en abundancia, quesos, ajos, oliva del bueno, algún jamón, verduritas, y lomitos… Y con eso se puso a inventar unas bruschettas. Las primeras, estaban mortales… El gordo había horneado un poquito las rodajas de pan casero, les había frotado ajo y después les dio fuego fuerte. Cuando las sacó las roció con oliva. –Si lo ponés antes de hornearlas se fríen… hay que humedecerlas cuando las sacás - contó el gordo, que rara vez ventilaba sus secretos de cocina.

Como el año estaba empezando y apenas terminaban de festejar el Año Nuevo, Julián había decidido arrancar con algunas provocaciones. A pesar de su genética peronista, que lo exime de muchas pautas de convivencia comunes al resto de las personas, había decorado el quincho con fotos del “Chupete” (De la Rúa, por si hay que aclarar…) …de Antonito con Shakira, de Fernández Meijide, del “Chacho”, de Cavallo anunciando la rebaja del 13 % a los jubilados y empleados públicos, de Christian Colombo, de la Banelco, de De la Rúa en la Vendimia… del Alberto Flamarique… y hasta hizo preparar sushi para calentar la memoria.

El Chito entró y se quedó pasmado… -¡Qué hiciste Julián… te volviste loco… llamemos a El Sauce…!- dijo el empresario, manoteando la primera bruschetta de ajo con el último pinot noir que quedaba. –No… Lo que quiero es que este pueblo tenga memoria… No ves que lo que se viene es otra alianza, pero peor… más grande, más contradictoria, más interesada… lo único que los mueve es el instinto del poder. En cambio nosotros garantizamos la justicia social, la salud, la educación, la justa distribución de la riqueza, la preservación de los recursos naturales, que haya más para todos y menos para los más ricos…- dijo Julián, mientras los ojos se le llenaban de lágrimas. Se secó con un primoroso corbatín que el Cristian Racconto le había regalado para Navidad, y la siguió… -No ven que se están matando. La gente no les va a creer que quieren hacer una oposición creíble, seria, constructiva… Cómo podés hacerle entender a alguien que Lilita, Macri y Cleto, los radicales y Binner caben en el mismo espacio… y que el Mula, el Viti, Cobos, Jaliff, Cornejo y los territoriales se aman- graficó, mientras iba preparando la salsa para los lomitos en pan francés.

El Chito, que había estado juntando presión, explotó… -¡Claro… justa distribución… pero de los retornos… O no viste que ahora quieren superpoderes para la obra pública, que hay una fiesta de casinos y maquinitas en todo el país, y que por donde pasan no va a crecer el pasto… Son como Atila!- se quejó, mientras el Omar, el único radical-radical-radical del grupo, trataba de defender el frente opositor. –Estamos en una etapa predemocrática, inferior a la republicana. Somos primates institucionales. Esta gente nos ha hecho retroceder, ha violentado las formas, ha transformado el Congreso en una escribanía, han echado mano de nuestras jubilaciones, han comprado a todo el mundo, han aprobado un jubileo impositivo y legalizado el blanqueo de la guita de los narcos y la corrupción, han hecho negocios fantásticos entregando el petróleo en casi todos lados… Y te aseguro que cuando se vayan no van a poder explicar sus riquezas, ni las de sus amigos. Acordate que terminan pidiendo asilo en Venezuela y Cuba. Y Jaque es cómplice de todo, desde los votos que les dio en el Congreso para las leyes que necesitaban, y que perjudicaron a Mendoza, hasta las relaciones carnales. Así es que la oposición no busca una alianza, sino establecer una agenda común de temas para restaurar la república- explicó el Gordo Omar, mientras manoteaba la Constitución para recitar el Preámbulo, como en el ´83. Desde los recortes de la pared, “Antonito” se mataba de risa. A la vez, observaba con fruición las pompas de su novia colombiana, que se agitaban al ritmo de los cacelorazos del 2001.

El “Ruso”, que no se pudo ir a Viña porque en diciembre las ventas vinieron 40% para atrás; preparaba los lomitos bajo la supervisión de Julián. La idea era hornear pan francés mientras la carne se maceraba en una mezcla de tomillo, oliva y pimienta negra. Aparte, la salsa de tomates naturales saltados en oliva bailaba en una hornalla de fuego bajito, con dos dientes de ajo triturados pero sin dorar, porque se ponen amargos. Después, untaron el pan francés crocantito con el tomate y montaron arriba los lomitos, que se hicieron “vuelta y vuelta” en los hierros bien calientes y lubricados. Sencillitos, pero sabrosos… -Mirá, hay que prepararse para la retirada… Estos tipos pierden las elecciones y después tienen dos años por delante para asegurarse el retiro. Jaque se queda sin poder el 25 de octubre- dijo el Ruso… -¿Por qué ese día?- preguntó Ludovico, el único ganso del grupo que había estado charlando largamente con el Gustavo, un ex conmilitón que ahora pateaba otras veredas… -Porque ese día hay elecciones- contó el gordo Julián. –Algunos gobernadores quisieron desdoblar para no quedar pegados a Néstor y Cristina, pero les dijeron que no. Así es que se van a subir todos al mismo barco- explicó. Y a continuación, con todos sentados a la mesa; dio su teoría de por qué el PJ se puede salvar a pesar del lastre de Jaque y Cristina:

-Es fácil- dijo el gordo. –La oposición es una murga que desafina y va con el paso cambiado. Sino, pregúntenles a Mario Abed y Alfredo Cornejo, que se acaban de decir de todo. Los del Confe y los radicales se odian. Ni que hablar cuando a las peleas radicales les sumás los dislates que arman Carrió, y la alianza contranatura con Solá y Enrique Thomas. Del otro lado, el PJ se mantiene unido a pesar de las diferencias. En privado casi todos despotrican contra Jaque, su estilo autista y la mala calidad de gestión. Pero cuando llega el momento pelean juntos. Se pueden calentar -y mucho- como el Rubén Miranda contra Abraham, pero no hacen ni por asomo el lío público de los radicales.

En la mesa lo miraban pasmados. “Chito” se quedó con la boca abierta mientras el parmesano se le enfriaba a medio camino. El gordo aprovechó y metió la estocada a fondo. -Jaque termina el año mejor de lo que empezó. Tiene un ministro que hace política como Adaro y que le ayuda -a duras penas- a evitar o al menos dilatar una explosión en el campo. Además sacó las leyes que quería, sin mayoría propia en la Legislatura, y está muy jugado en su relación con K para que le den guita. Si lo comparan con el año pasado, cuando había tercerizado la seguridad en el PD, estaba peleado con Kirchner por poner un represor en el gobierno, y no sabía dónde estaba parado, y van a ver que hay diferencias- detalló, sin reírse, sin repetir y sin soplar. El “Chito” descolgó un sable de la pared y quería retarlo a duelo. -¡Se vienen los gorilas!- gritó el gordo, mientras se escudaba en una panera de mimbre. A los gritos, dijo que sólo una oleada como la de Alfonsín en el ´83 podía ganarle al poder territorial de los intendentes peronistas de Perón.

El Omar había anotado todo con velocidad de taquígrafo. –Vos estás loco. No tienen para darles aumento a los estatales. La salud, el transporte, los servicios, la inseguridad… es todo un desastre. No existen. Del agro, ni hablar... Las obras electorales no las van a poder hacer de puro chambones. Además la gente se da cuenta… La crisis viene durísima, el campo está por estallar… ¿Y vos creés que el ‘Chueco’ y Kirchner van a comprar a los mendocinos con ladrillos y asfalto?- los vamos a tapar de votos… ¡Que traigan las urnas!- gritaba el Omar, mientras despegaba las fotos de De la Rúa y el Chacho de la pared, para que no haya confusiones.

Pasadas las bruschettas, bien regadas, llegó la hora de los chismes. –Ché… ¿alguien sabe quién está en Chile de vacaciones?- preguntó Julián. –Por ahora pocos- contestó el Ruso, que se había quedado con las ganas de cruzar la cordillera. Al que sí lo vieron ayer en el sector IV de Reñaca haciendo rostro fue al Sergio Bruni, pero por ahora nadie más…- dijo, explotando su veta de chimentero.

Julián, que quería hacer las paces después de tanto barullo, contó una de los compañeros. –Los azules tienen contra. El Omar Félix se autopostuló como senador nacional pero tiene el apoyo del “Pelado” Abraham, que quiere ser presidente del partido. En la cuenta lo dejaron afuera –free tax- a Rubén Miranda, que está negociando en serio con los azules. Si el Adolfo Bermejo es el candidato a senador, Rubén va a ser presidente del PJ- contó. -¿Y Jaque?- le preguntaron. Y… para esa época va a estar muy ocupado en la gestión y en ser abuelo. Nadie lo cuenta para la campaña.

-Los que están a full con las mediciones electorales son los del Parque Cívico- soltó el “Chito”. Ante las miradas inquisidoras, siguió. –Parece que contrataron a la agencia Braga Menéndez, la misma que le maneja la comunicación y la imagen al chubutense Das Neves. Es más, dicen que el Celso le pidió consejos al patagónico, así es que vamos a ver bastante circo por estos lares. Desde el gabinete provincial atendiendo en la Peatonal Sarmiento, hasta sesiones de chat de Jaque; jóvenes inexpertos en el cuarto piso fungiendo de políticos, y mejores trajes… los asesores le criticaron la pilcha al Celso. Y el ‘Perruco’, que se la selecciona, se puso loco- ventiló. -Encima, las boletas de cada trabajito de esta gente no baja de las 60 lucas. A tres o cuatro por mes, va a costar un fangote vestir a la mona de seda- ironizó, mientras pasaba el pancito en la salsa que había quedado de las bruschettas.

Para terminar la noche, se hicieron una fiesta con el Cristian Racconto. –Vos sabés, todos los días les pregunta a los periodistas de la Legislatura cómo lo ven… Se mide a cada rato-. –Sí –agregó Julián- acordate que Jaque siempre pensó que el Cristian podía ser su sucesor, una especie de “Rolo” de Bordón, o de “Cobos” de Iglesias. Vamos a ver qué pasa cuando lo mida Braga Menéndez- dijo. El gordo Omar no paraba de discar el número del Viti ante la novedad. –Esto va a ser para morirse de risa- prometió.

La tertulia se fue acabando. De postre había uvas frescas con queso. El gordo Julián estaba protestón porque le habían llenado todo de miguitas, y porque no podía tomar champán. Después de los desarreglos de fin de año, lo habían puesto otra vez a dieta.

De despedida, alguien contó el papelón de la semana, para darle lustre nacional a la cena. En el VIP del Dakar, en Buenos Aires, todo el mundo estaba sorprendido porque no había funcionarios nacionales importantes. Y eso que juntaron medio millón de personas… Los pocos que estaban lo facturaron a “massita” porque en Tigre reunió a poco más que la familia y los amigos para el evento, y encima los buenos salvajes de la Casa Rosada ni aparecieron. Y los pibes de Macri, que podrían haber capitalizado tanta ausencia, se tomaron vacaciones. La verdad, unos giles…-

Los muchachos cerraron y se fueron silbando bajito. Pensando en el año político, en la crisis, en los que quieren ser sin saber para qué, y en que Mendoza se merece que alguien se ponga las pilas.

Para la próxima, el gordo prometió tallarines caseros con tuco de chivito.

Comentá la nota