Por la pelea legislativa y judicial, se trabó la prohibición de nuevos casinos

Los diputados no trataron el proyecto que impide nuevas salas de juego durante diez años ya que hay diferentes intereses. La Justicia provincial ordenó al Gobierno no cerrar el casino del hotel Sheraton.
En medio de la fuerte polémica por la apertura de nuevas salas de juego en la provincia, ayer la Cámara baja pateó la pelota para más adelante y no trató en el recinto el proyecto del PD que prohíbe por diez años la instalación de casinos.

Además, un fallo de la Justicia provincial ordenó al gobierno de Celso Jaque no avanzar en ninguna acción tendiente a inhabilitar el casino Enjoy, del hotel Sheraton, tal como lo había solicitado la jueza federal Olga Arrabal, del juzgado federal número 2. De esta manera, el Enjoy seguirá abierto hasta que la Corte Suprema de la Nación dictamine si es la Justicia federal o provincial la que debe entender sobre el tema y haya un pronunciamiento definitivo.

La de ayer fue una jornada intensa en la batalla por los nuevos casinos. Eran las 10.45 cuando el presidente de la Cámara baja, Jorge Tanús, se hizo presente en el recinto y esperó a que llegara el resto de los legisladores para poder comenzar la sesión. Hizo sonar la campana a las 11, a las 11.05 y a las 11.20 pero como no estaba la cantidad de diputados necesarios para alcanzar el quórum, dio por caída la sesión. Esta decisión generó revuelo afuera y adentro de la Legislatura.

Cuando llegaron, algunos diputados se sorprendieron mientras que otros apuntaron contra el oficialismo por no querer someter a debate el proyecto del diputado demócrata Alberto Sánchez, que prohíbe la instalación de nuevas salas de juegos durante diez años. En la Peatonal, unos 40 representantes del gremio Unión del Personal de Juegos y Casinos de Mendoza se concentraron con carteles e insultaron a un legislador peronista que pretende, con un proyecto de ley, que haya un casino por departamento.

Al mediodía, el juez del 22° Juzgado Civil, Ricardo Sancho, le prohibió al Ejecutivo innovar -es decir cerrar el Enjoy- “hasta tanto recaiga sentencia definitiva en el presente proceso”. Esto, a pedido de la empresa CELA, que explota la sala de juegos del hotel 5 estrellas. La decisión llegó a la Gobernación al mediodía y con ello la tranquilidad para los operadores y trabajadores del Enjoy (ver aparte).

Ecos legislativos

La iniciativa del PD de prohibir por diez años nuevos casinos no contaba con el consenso suficiente para ser aprobado pero, según trascendió, el oficialismo quiso evitar un escrache por parte del gremio a algunos legisladores del bloque del PJ y de ahí que evitó la discusión en el recinto.

“La sesión fracasó por falta de quórum. El presidente hizo los tres llamados correspondientes pero no habían arribado los radicales ni los cobistas al recinto. Por eso decidió levantar la sesión, algo que no es habitual. No querían tratar el proyecto”, dijo Sánchez quien también presentó un proyecto para luchar contra la ludopatía. “Nos sentimos sorprendidos por la decisión de Tanús. Nosotros queríamos tratar la ley”, agregó el presidente del bloque de la UCR, Mariano Ficarra.

En tanto, Tanús, defendió el “reglamento de la Cámara” y dijo que “sólo había 18 legisladores cuando hizo el tercer llamado a sesión”. El presidente de la Cámara reconoció que ayer “había temas difíciles de tratar” .

El secretario general del gremio, Alejandro Campos, acusó al oficialismo de hacer “una maniobra” para impedir el tratamiento de la norma del diputado Sánchez.

El PJ impulsa un proyecto que contiene menos prohibiciones. Se trata de una iniciativa del maipucino Carlos Bianchinelli (presidente del bloque oficialista) que permite la instalación de un hotel con casino por departamento, excluyendo a Las Heras, Guaymallén, Godoy Cruz y Capital.

Ese proyecto cuenta con el respaldo de los intendentes justicialistas y fue aprobado por Diputados hace dos meses, pero el Senado lo modificó radicalmente. Los senadores prohibieron la llegada de nuevos casinos hasta que no haya una legislación contraria. Ambos proyectos tienen media sanción y ninguno es ley.

En medio de esta puja, hay varios intereses en juego. Desde el oficialismo intentaron persuadir al resto de los bloques para que permitieran que en comunas como San Martín o Maipú, ambas justicialista, se posibilitara el arribo de nuevas salas de juego que ya están comprometidas.

Pero por otro lado, algunos diputados oficialistas sospechan que hay algunos empresarios mendocinos, vinculados a las máquinas tragamonedas de los casinos ya instalados, que están interesados en que se prohíba la instalación de nuevas salas de juegos.

La presión del gremio

Tanús dijo que “hay varios legisladores que se han sentido molestos y presionados por el gremio”. El gremialista Jorge Olaiz aceptó que habían presionado para que “las cosas se hagan como corresponde”, sostuvo.

Cuando al mediodía Bianchinelli salió de la Legislatura, oyó varios epítetos de los empleados del casino provincial. Después fue apartado por otro diputado de su bloque, Daniel Cassia, quien evitó que la situación terminara con una agresión.

En la sesión pasada, los gremialistas discutieron con el presidente del bloque radical, Mariano Ficarra, que pidió postergar el tratamiento de la norma sobre los casinos. Una situación similar ocurrió con la radical Liliana Vietti, que es la presidenta de la Comisión de Turismo y que estaba preparando un proyecto alternativo que tuviera el consenso de todos los sectores.

El futuro de la ley

Para ser tratada la semana que viene, la ley que postuló Sánchez debe hacer un trámite administrativo que implica volver a la comisión para que ésta le dé la preferencia, por lo que podría pasar al archivo o esperar varias semanas para su tratamiento ya que sólo tiene el respaldo del ARI. Esto es así porque esta semana expira el período de sesiones ordinarias.

Desde el bloque cobista Confe, el diputado Andrés Marín sostuvo que no han tomado una determinación sobre qué proyecto apoyar. “Nuestra posición es restrictiva del juego, pero también estábamos esperando el proyecto que podría surgir de la comisión de Turismo”, explicó el legislador.

Los legisladores del bloque radical tienen distintas posturas respecto de qué proyecto apoyar.

Comentá la nota