La pelea Jaque-Cobos llegó a la Legislatura.

El cobismo asegura que dejó en marcha todas las escuelas que inauguró el PJ. El oficialismo refutó números y citó al fiscal Sin.
La Legislatura de Mendoza se metió en la campaña. Aunque desde allí venían saliendo acusaciones y opiniones que terminaban impactando en la previa electoral, ayer hubo un intenso movimiento proselitista tanto dentro como fuera del recinto.

Y, más allá de que el Senado le dio media sanción al proyecto de ley de aguas claras, justicialistas y cobistas llevaron la disputa Jaque-Cobos al edificio de Peatonal y Patricias al mismo tiempo que trataron de cubrir diversos flancos.

Así, los diputados de ambos bloques se ensañaron en una pelea por la cantidad de escuelas que construyó una y otra gestión; un tema convertido en eje de campaña de este Gobierno cuando tanto en el discurso del 1° de Mayo como en la propaganda oficial se establece la comparación entre ambos períodos de manera explícita. En la sesión del Senado, en tanto, la discusión pasó por dos pedidos de informe del oficialismo en contra de los cobistas.

El primero relacionado con el caso de los ticket Vale Más -que está en la justicia desde hace tiempo- y el segundo con las acusaciones a Ernesto Sanz por los créditos otorgados a empresas conserveras durante su paso por la intendencia de San Rafael. Del otro lado, la respuesta no se hizo esperar y sirvió para subir el tono de la sesión.

Mientras esto sucedía, en la puerta de la Legislatura, el partido Mendoza Merece Más, representado por Graciela Cousinet como candidata a senadora nacional, repartía porciones de torta para simbolizar la necesidad de distribuir la riqueza en el país de un modo más justo (ver aparte).

Primer round

Una parte del bloque cobista había citado a una conferencia de prensa para contar "la verdad sobre la construcción de edificios y ampliaciones de escuelas" ya que, dicen, el actual gobierno "miente" cuando dice eso. Sin embargo, los justicialistas se anticiparon al embate y también dieron su versión sobre el tema (ver aparte).

Cuando los diputados de Confe Alexandre Maza y Andrés Marín afirmaron que el 90% de las escuelas que se están construyendo se adjudicaron con reserva de fondos en la gestión de Cobos, el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Tanús, acusó a sus colegas de "ignorantes" y "mentirosos".

Su justificación se basó en que los presupuestos se votan todos los años y no existen obras en las que el dinero se deje guardado, con la única excepción del dique Potrerillos.

Maza no se quedó atrás con la chicana y respondió que su par oficialista "nunca ha pisado la Comisión de Hacienda" por lo que atribuyó su comentario más al desconocimiento que a la mala intención.

"Cuando uno licita una obra, debe prever la totalidad de su costo a pesar de que no se ejecute todo en un mismo ejercicio y vuelva a presupuestarse el resto para continuar con la tarea", replicó el cobista y aclaró que eso es lo que sucede normalmente.

Incluso, los legisladores completaron que "el problema es la mentira y no el hecho de que no haya terminado ninguna escuela comenzada en su gestión ya que, con los tiempos que se manejan en obra pública, podría ser hasta normal".

En otro piso, Tanús -acompañado por el subsecretario Educativo, Roberto Pacini- exhibió sus propias planillas. Más allá de mostrar los números favorables a la gestión justicialista, explicó que durante la transición habían notado inconsistencias en las áreas de infraestructura escolar. "Nuestro trabajo también pasó por refuncionalizar y poner en valor escuelas así como retomar obras que estaban paralizadas", apuntó.

Con la intención de colocar un manto de racionalidad, la diputada radical Liliana Vietti solicitó a la DGE un informe detallado de la cantidad de edificios escolares terminados, los que están en obra, los que están en proceso de licitación y los que sólo cuentan con el proyecto.

Segundo round

Después del cruce de los diputados, los senadores tuvieron su momento protagónico. Durante la sesión, se unificaron dos proyectos del justicialista Luis Ruzo para invitar al fiscal de Estado, Pedro Sin, con el objetivo de dilucidar la situación de las investigaciones referidas al Vale Más y a los créditos a las conserveras en San Rafael durante la gestión del candidato a senador nacional Ernesto Sanz.

La Cámara aprobó el pedido, pero antes oficialistas y cobistas (que dieron el visto bueno porque dicen que no tienen "nada que ocultar") dieron la nota con una discusión subida de tono. Tanto que los demócratas amenazaron con irse del recinto si la pelea continuaba por considerarla un tema de campaña electoral, ajena al trabajo cotidiano.

Entre otras cosas, el cobista Aníbal Rodríguez acusó a Ruzo -impulsor de los pedidos de informe- de ser utilizado para una "campaña sucia" al mismo tiempo que presentó el informe del Tribunal de Cuentas que exime a Sanz de cualquier sospecha (avala las cuentas de la operatoria pero cuestiona que dos funcionarios habían estado vinculados a dos de las beneficiadas). Enojado, Ruzo también se despachó contra los cobistas y los incitó a que rindieran cuentas.

Comentá la nota