Pelea por los espacios para poder controlar

El diputado oficialista Raúl Lamberto, ahora propone a los peronistas que sean cinco y cinco los integrantes de la comisión bicameral de Control del Tribunal de Cuentas. El PJ había protestado cuando le bajaron dos miembros.
La pelea por los espacios políticos seguirá esta semana en la Legislatura. El presidente del bloque de diputados del Frente Progresista, Raúl Lamberto, ofreció a sus colegas del justicialismo integrar la comisión bicameral de Control del Tribunal de Cuentas con un criterio salomónico, como una salida al conflicto que estalló el jueves en la Cámara de Diputados, cuando los bloques del PJ se retiraron del recinto ﷓en medio de una andanada de acusaciones﷓ y se quebró la armonía entre oficialismo y oposición. Hoy, la comisión tendría seis legisladores del PJ y cuatro del arco oficial, pero el Frente Progresista presentó un proyecto para dar vuelta los números con otro seis a cuatro, pero a su favor. Ahora, Lamberto propuso que sean cinco y cinco. "Si la comisión tiene cinco senadores y cinco diputados, que también sean cinco del Frente Progresista y cinco del PJ", dijo. Y explicó por qué: "Hay una realidad verificable, un empate entre las dos Cámaras, una situación institucional que determinó el último proceso electoral. Entonces, si hay un equilibrio en la Legislatura, también debe haber un equilibrio en las comisiones bicamerales".

La disputa estalló el jueves por una comisión que permaneció inactiva en los últimos años, pero que se presume clave para controlar las cuentas del gobierno de Hermes Binner. El 24 de abril, la Cámara de Diputados designó a sus cinco representantes: tres del oficialismo (el socialista Joaquín Blanco, el radical Carlos Fascendini y el demoprogresista Luis Mauri) y dos de la oposición (Alberto Cejas y Jorge Lagna). Pero el Senado definió a los suyos con otro parámetro: cuatro senadores del PJ (Rubén Pirola, Alcides Calvo, José Baucero y Alberto Crosetti) y uno de la UCR (Felipe Michlig). Así, el PJ se quedó con seis miembros (cuatro senadores y dos diputados) y el Frente Progresista con tres (o cuatro, si Michlig se suma al oficialismo).

La disparidad (de 6 a 4 a favor del PJ) empujó el jueves al Frente Progresista a presentar otro proyecto para cambiar el elenco de diputados en la comisión. Ya no serían tres oficialistas y dos opositores como se resolvió el 24 de abril, sino cinco oficialistas: los ya designados Blanco, Fascendini y Mauri, a quienes se agregarían Marcelo Brignoni y José María Tessa, en reemplazo de los justicialistas Cejas y Lagna que quedarían afuera. Así, seguiría el 6 a 4, pero ahora a favor de la Casa Gris.

Los bloques del PJ interpretaron el proyecto oficial como una "provocación" política. "Una barbaridad, una infamia", dijo el diputado Mario Lacava, al anunciar que la intentona tendría consecuencias institucionales en la Legislatura y en la provincia. "Nos expulsaron de la comisión de Control del Tribunal de Cuentas y no lo vamos a tolerar", advirtió su colega Darío Scataglini. "¿Dónde se ha visto que echen a dos miembros de la oposición de una comisión bicameral sin fundamento?", se preguntó.

Ahora, Lamberto dijo que el oficialismo estaría dispuesto a aceptar, ya no un seis a cuatro en contra o a favor, sino un cinco a cinco. "Hay una realidad verificable: un empate entre las dos Cámaras, una situación institucional que ha determinado el último proceso electoral. Y en esa realidad de equilibrio, nosotros creemos que las comisiones también deben tener un equilibrio. Nosotros hemos visto que en la actual composición hay tres diputados del Frente Progresista y dos del PJ y esto no se traduce en el Senado, con lo cual la sumatoria de la comisión bicameral queda desequilibrada a favor del PJ y nosotros queremos que esto se modifique", explicó el legislador.

"Entonces, si tenemos que funcionar que sea sobre la base de un equilibrio, de esa realidad política. Nosotros creemos que si hay un equilibrio entre las dos Cámaras (Diputados con mayoría del Frente Progresista y el Senado con mayoría del PJ), ese equilibrio también debe manifestarse en las comisiones bicamerales. Y si hay cinco (senadores) y cinco (diputados), que también sean cinco (del oficialismo) y cinco (de la oposición)"

"Cuando nosotros elegimos en Diputados a los miembros de la comisión no sabíamos cómo los elegiría el Senado y ahora nos enteramos que son cuatro del PJ y uno del Frente Progresista. Eso no mantiene el equilibrio que nosotros necesitamos de una comisión bicameral y pedimos que esto se trate de respetar", agregó.

-Pero en su momento, (el 24 de abril), la Cámara de Diputados votó a sus representantes en la comisión -le planteó un colega.

-Sí, se votó la integración en Diputados, pero si el Senado tiene otra composición, evidentemente, hay un desequilibrio que se debe readecuar ﷓insistió Lamberto.

-Ya hubo una reunión preliminar de la comisión a la que concurrieron dos diputados del Frente Progresista y dos del PJ.

-Hubo una reunión que se convocó a partir de una decisión del Senado. Las autoridades del Senado y del Frente Progresista no la conocían. Concurrieron dos diputados (Blanco y Mauri). Es una comisión que estuvo constituída hace tres años y nunca funcionó.

-El argumento del justicialismo es que los órganos de control deben estar en manos de la composición.

-No es el criterio de la ley, la ley dice que se integra con cinco senadores y cinco diputados, no dice otra cosa.

-Ustedes se niegan a integrar esta comisión.

-Nosotros no queremos participar de comisiones sin saber cómo van a funcionar. No partimos de una comisión de cero, partimos de una comisión que no funcionó nunca. Y todo este tiempo que no funcionó, la responsabilidad siempre estuvo a cargo de un partido. Queremos estudiar el tema y si es una comisión equilibrada y se sepan correctamente sus funciones y su forma de actuar, nos parece que todo lo que sea control ayuda. Pero no que de un día para el otro nos convoquen y nos demos cuenta que la integración es de seis miembros del PJ y cuatro del Frente Progresista -concluyó Lamberto.

Comentá la nota