La pelea entre el Regency y Enjoy amenaza con derivar en despidos

La pelea entre el Regency y Enjoy amenaza con derivar en despidos
Ambos buscan presionar al gobierno accionando con juicios y denuncian "inseguridad jurídica". Aseguran que bajarán las inversiones.
En medio de la disputa entre el Regency y el Enjoy de si es o no constitucional el reciente decreto firmado por el gobernador de la Provincia, que por cierto autoriza a este último operador a sumar unas 200 nuevas máquinas tragamonedas, hay coincidencia plena entre las partes de que esta polémica resultará perjudicial para los mendocinos.

En este marco, que los dos voceros de los casinos de la Capital catalogan de "inseguridad jurídica", destacan que no sólo el desenlace podría ocasionarle un juicio al Estado, sino que también vaticinan que a la par del retroceso de las inversiones se perderán puestos de trabajo.

Puntualmente, las autoridades del Regency manifestaron públicamente, ayer, su preocupación por el hecho de que el Ejecutivo le autorice al Enjoy operar con una nueva sala de juego, por calle San Juan de ciudad, que a su criterio está fuera del marco de la legalidad. Esto, como resultado de que estarían en vigencia dos medidas cautelares que impiden tal acción.

"Hemos realizado una inversión en el marco de una provincia seria que respeta la división de poderes. Esta nueva situación afecta a nuestro negocio y a su futuro, la recaudación no será igual a la prevista, por lo que apelamos a que prime la seguridad jurídica". Tales fueron las palabras que disparó con preocupación y fastidio José María Astarloa, quien es el director de la sociedad concesionaria del hotel Park Hyatt y Regency Casinos.

Ley de casinos

Vale recordar que la Ley Provincial N° 5.775 sobre casinos establece que la superficie de las salas de juego debe ser el equivalente, como máximo, al 4% de la superficie del hotel. Una normativa que, por cierto, para las autoridades del Regency no se respeta.

Según las palabras de Astarloa "hay una nueva interpretación del 4% por parte del gobierno que discrimina por áreas la superficie a tener en cuenta que nos deja en desigualdad. Por esto, acudimos a la Justicia en el 2008 para que interprete el artículo 2 de la normativa, y por mientras, hemos obtenido una medida cautelar que frena cualquier acción al respecto hasta que la causa no concluya".

Por su parte, el gerente general de Regency, Nicholas Hughes, advirtió que "también los empleados del casino oficial han presentado una denuncia ante la Justicia por el hecho de que la nueva sala del Enjoy provocará, por el componente variable, que sus salarios sean menores".

En el marco de una mayor oferta de máquinas en la ciudad de Mendoza, ante un público que se mantiene relativamente estable, Hughes disparó que "la habilitación de la nueva sala para el Enjoy tendrá como impacto final menores inversiones para la provincia y menos empleados".

En contraposición, Gabriel Kemelmajer, responsable del área legal del Enjoy, refutó los argumentos de los directivos del Regency, sin dejar de hacer alusión a que éstos son sólo artilugios dilatorios que provocan que el Regency gane mayores cuotas de mercado reforzando su poder monopólico. Por cierto expresó que "incluida la sala nueva, que por cierto estaba prevista en nuestro proyecto original, no llegamos al 4% de lo que prevé la ley".

En este caso, la superficie del hotel que se ha tenido en cuenta para calcular el 4% es la que resulta de los cálculos efectuados por Catastro y la Municipalidad de la Capital, unos 37 mil m2, advirtió Kemelmajer. Esto como respuesta a la denuncia del Regency sobre falsificación de planos.

Además destacó que "las medidas cautelares son incompetentes y por tanto el decreto del Gobernador sí tiene validez". Por cierto, este operador ya cuenta con la sala nueva, lista para comenzar a ofrecer sus servicios, y se estaría aguardando el visto bueno de la verificación de las máquinas que debe expedir el Instituto de Juegos y Casinos de Mendoza.

Como impacto para la provincia, Kemelmajer advirtió que "las inversiones quedan muy expuestas ante este conflicto".

Desenlace

En cuanto a los próximos pasos a seguir, Hughes anticipó que "como aún no se materializa la decisión del gobernador en la realidad, no tenemos tomada una postura a seguir. Aunque somos prisioneros de una situación donde tenemos la alternativa de recurrir a la justicia", agregó.

Por su parte, Kemelmajer sostuvo que "avanzaremos con acciones legales contra los que nos han impedido seguir con la actividad".

Comentá la nota