La pelea electoral en un distrito clave

El oficialismo dice tener una segura victoria pero la oposición obtendrá varios concejales
Más que lo habitual, La Matanza es un distrito clave para el kirchnerismo en el marco de estas elecciones plateadas casi en términos de plebiscito. Es el principal distrito electoral del conurbano bonaerense, donde la lista oficialista pretende obtener los votos que le den el triunfo a su lista de legisladores.

El alineamiento de la conducción del PJ local con el kirchnerimo es pleno. Incluso, el vicegobernador Alberto Balestrini, jefe político distrital, es la cabeza testimonial de la lista de diputados provinciales K por la Tercera Sección Electoral.

La estrategia de campaña fue conjunta: enarbolar las acciones de gobierno kirchneristas y su llegada al distrito transformadas, en su mayoría, en obras de infraestructura. Junto a las figuras de Balestrini, Daniel Scioli y Néstor Kirchner, el intendente Fernando Espinoza –candidato a concejal testimonial– apostó a incrementar la difusión de su gestión. Dicen que la lista oficial ganará por más de 15 puntos.

De la vereda de enfrente, La Matanza tendrá tres listas que traccionarán votos para la dupla Francisco de Narváez-Felipe Solá, que se posiciona como la segunda fuerza. En el distrito el peronismo disidente tiene un piso de 60 mil votos y esa proyección parece ser muy importante para De Narváez, que le dedicó buena parte de su campaña a caminatas por el distrito.

La pelea en el Concejo

La pelea electoral para disputar lugares en el Concejo Deliberante abre un escenario más repartido. En esta oportunidad se especula con que el oficialismo pierda bancas. Es que la mayoría de los ediles que terminan su mandato este año son parte del partido de gobierno, y se sabe que los partidos opositores lograrán obtener los votos suficientes para colocar al menos cuatro bancas. En esa carrera están las listas de Unión Pro y el Acuerdo Cívico y Social.

La lista del pro-peronismo con mayor potencial sería la que lidera el sindicalista y diputado nacional Julio Ledesma, un peronista histórico con estructura propia en el distrito. Sin embargo, hay dos listas más de Unión Pro: la que lidera el concejal Ariel Martínez y otra que encabeza el dirigente Adrián Verdini, con la amenaza de dividirse el voto local entre si y que ninguna supere el 8,33% de los votos necesarios para obtener de una a dos bancas en el HCD.

A esta pelea se suma el Acuerdo Cívico y Social que aspira superar los votos obtenidos en la elección de 2007 por la Coalición Cívica, cuando consiguió el 11% de los sufragios y alcanzó dos escaños. Esperanzados con el acuerdo sellado con la Unión Cívica Radical y la duplicación de fiscales pretenden concretar una buena elección en un distrito esquivo como La Matanza.

En tanto, están expectantes los candidatos a concejales del Nuevo Encuentro, el partido que lleva como candidato a diputado a Martín Sabbatella y que se presentará por primera vez en elecciones provinciales. Sus candidatos a ediles sostienen que su propuesta tiene adhesión en varias localidades matanceras cercanas a Morón.

Comentá la nota