No me peguen, soy Tozzola

Raúl Méndez, titular del gremio de los Municipales, estuvo reunido durante la jornada de ayer con el Intendente Gutiérrez.
Según se supo, acordaron que mañana jueves la Comuna estará abonando la diferencia de la asignación familiar por hijo que se adeuda desde el mes de Octubre. En el encuentro, del cuál participó también el secretario de Hacienda, se habló de que en los próximos días, Gutiérrez confirmará el piso salarial de 1500 pesos, para todos los trabajadores de planta.

De cobrar fuerza esta iniciativa, lo más probable es que se busque un escenario propicio para transformar este anuncio en un hecho político que responda a la expectativa del sindicato, que logró la elevación del piso salarial de los trabajadores, mientras que por otra parte es difícil pensar que el Intendente deje pasar la oportunidad para dar el anuncio en una asamblea multitudinaria. No falta quien esté agendando el viernes por la mañana.

NO ME PEGUEN, SOY TOZZOLA

El cierre del año, y como si fuera parte de los regalos de ocasión, le dejó al secretario de Hacienda comunal, Alejandro Tozzola, una bocanada de dinero fresco. La concurrencia de contribuyentes fue muy notoria durante varias jornadas, lo que le devolvió el alma al cuerpo no solo a Gutiérrez, sino también a su equipo económico.

El vencimiento a fin de mes del plan de pagos para contribuyentes morosos, provocó que en una jornada la recaudación cruzara los tres millones de pesos.

Recompuesto los ánimos, el primer gesto político fue la habilitación del cargo de subsecretario para Ruben Elías y el acuerdo con el Partido de la Victoria, anunciado el lunes 4 de enero, cuando ya estaba en vigencia el Presupuesto 2010.

NO ME PEGUEN, SOY TOZZOLA II

Pero la base del ahogo no responde solamente a causas financieras. En las cercanías de la secretaría de Hacienda, se supo que para el secretario Tozzola resultó todo un descrédito, o dicho de otro modo una cuchara de aceite de ricino, el haber tenido que hacer votar en el Concejo Deliberante un permiso para cerrar con déficit el ejercicio 2009.

El momento se explicó diciendo que es una ley provincial que algunos municipios ya se adhirieron, por lo que no está mal hacerlo si está a disposición .

Sin embargo, lo que técnicamente resultó más complicado para explicar fue la ordenanza que el oficialismo le pidió a los opositores que voten, adelantando una partida de 6 millones de pesos del ejercicio 2010, para poder afrontar los salarios de fin de año. Ese momento político a Tozzola lo desplomó, porque mostró que sus cálculos y previsiones no funcionaron. Ahora habrá que esperar para conocer a ciencia cierta, como cerraron los números del 2009 y cuál es su explicación oficial.

NO ME PEGUEN, SOY TOZZOLA III

En este sentido está presente la intervención que le cupo al secretario, y del apoyo político que le brindó el Intendente y el gabinete, aplausos de por medio, cuando en el informe de gestión dijo que no solo no tendría un déficit de 6 millones, sino que preveía cerrar el año con un superávit de 9 millones de pesos. Lo que significa una diferencia de 15 millones de pesos entre un dato y otro.

A los pocos días de ese espaldarazo político, Tozzola y Gutiérrez firmaban un proyecto de ordenanza pidiendo el adelantamiento de una partida, que finalmente prosperó con el voto clave de la oposición.

Luego de tantos disgustos, es razonable pensar que el anuncio de los aumentos salariales a los municipales encuentre al Intendente Gutiérrez, a su secretario Tozzola y al secretario general del gremio, en un abrazo público. Cuanto más público mejor.

Comentá la nota