Pedro Vigneau reemplazó a Alzueta, un presidente que será ícono en la historia de la Rural

Pedro Vigneau reemplazó a Alzueta, un presidente que será ícono en la historia de la Rural

La Sociedad Rural de Bolívar realizó ayer su asamblea por la que cambió el mando de manos de Fernando Alzueta a Pedro Vigneau. Fue en el salón comedor “Las Marcas” ante unas 60 personas que fueron a proclamar al nuevo presidente, ya que había lista única. Vigneau gobernará hasta 2017, con la vicepresidencia de Carlos Mazzucca.

Es muy difícil saber la repercusión histórica que tendrá la presidencia de Fernando León Alzueta al mando de la Sociedad Rural de Bolívar durante 4 años. En realidad los autoconvocados llegaron al poder seis años atrás; pero el primer presidente que los representó fue Luis Leonetti. La contemporaneidad que tenemos con Alzueta hace que no podamos visualizar si su impronta al frente de la institución alcanzará los niveles en la historia que supieron lograr Rubén Barrio en su época y Juan Carlos Cisneros más acá.

Alzueta fue un presidente distinto, un presidente poco político, que decía lo que pensaba. Más de una vez a la Rural se la tildó de ser oficialista o de sugerir intendentes en épocas dictatoriales, en cambio Alzueta se peleó con el poder político nacional, provincial, municipal, no lo pudieron domar. Seguramente que en su impronta tampoco pudo encontrar los caminos de acercamiento, como no los encontraron del otro, no hubo puentes, y parece no haberlos aún hoy.

Alzueta se quería ir dos años atrás; pero no lo dejaron. Por entonces había comentarios de otra lista que enfrentaría al grupo de autoconvocados para arrebatarles el poder, por eso le suplicaron que fuera por la reelección, porque era un candidato fuerte para enfrentarlo, y además que medirse contra Alzueta no era fácil para nadie.

A pesar de que su familia le pedía más tiempo para ellos, Alzueta puso la cabeza y ganó; pero se sabía que era la última. Desde entonces se comenzó a buscar el sucesor, se pensó en varios, Carlos Mazzucca parecía el indicado; pero el veterinario adujo mucho trabajo profesional, entonces se siguió buscando hasta que no hace mucho se confirmó que Pedro Vigneau iba a tomar la posta.

Y Vignea asumió ayer, por aclamación, tras la lectura del balance y la memoria. Todo el acto estuvo a cargo del contador Jorge Ruiz, quien dio pormenorizado el balance de los números de la institución.

Alzueta antes del traspaso se paró, sacó un papel y leyó. No se olvidó de agradecerle a su familia y a autoconvocados, a los colaboradores, a los empleados de la Rural, a quienes lo ayudaron y a quienes le pusieron palos en la rueda también. Y lagrimeó, demostrando una vez más que los hombres también lloran. E hizo lagrimear a varios.

En el papel había también algún cuestionamiento al gobierno municipal por la falta de diálogo y de comunicación, y lógicamente al gobierno nacional que fue quien les dio motivos para ser quienes son como grupo.

Se fue Fernando Alzueta, amado por unos, odiado por otros, un hombre que llegó a la Rural para dar por tierra con varios estigmas, un dirigente que cambió la historia de la Rural de estos tiempos, un hombre que seguirá ligado a la política gremial en CARBAP, y mientras tanto deja a uno de los suyos en el sillón para dar continuidad a aquello que iniciaron en 2008 con la lucha de la 125.

Coment� la nota