¡PEDRO, MIRÁ QUIÉN VINO! De La Rúa elogió su gobierno con un montón de

Ochenta ex legisladores y funcionarios aliancistas reinvindicaron "una gestión no reconocida". De la "tablita", Chupete no quiso hablar "hasta que tenga libertad".
La "romana" de $45 por cabeza les alcanzó para matizar con vinito un pollo con papas noisette. Para los escondedores, sólo se trató de un almuerzo de fin de año "entre amigos". Otros no ocultaron que fue una "reinvidicación" a una gestión que "no ha sido reconocida lo suficiente". El se sentó lejos de la puerta, de las miradas ciudadanas. Y, fiel a la "pachorra" que supo exhibir cuando mandaba en la Rosada, se retiró antes de tiempo, abombado por el bochinche que venía de otras mesas. Fernando De La Rúa -de él se trata- fue agasajado en un almuerzo de desagravio que organizaron los pocos partidarios que aún convoca y un número importante de ex funcionarios de su gobierno. Lo hizo el mismo día en que Cristina, en otro capítulo de sus anuncios "anticrisis", dio a conocer el fin de la "tablita de Machinea", que él impuso antes de escapar en helicóptero de la hecatombe de 2001.

Durante el encuentro, que presenció la agencia DyN, De la Rúa evitó referirse a cuestiones políticas "hasta que tenga libertad", en alusión al proceso judicial en su contra por las muertes que provocó el estado de sitio disparó durante la crisis de 2001. De la reunión, que se realizó en el mítico restorán porteño "Lalín" y que fue organizado por integrantes de su antiguo gabinete, estuvieron presentes el ex ministro de Salud Héctor Lombardo, el ex ministro de Infraestructura Nicolás Gallo, los ex voceros presidenciales Ricardo Ostuni y Juan Pablo Baylac, el ex titular del Senado Rafael Pascual y el ex legislador Aníbal Reynaldo, entre otros.

"Es una reunión de amigos y nada más", dijo el ex presidente antes de ingresar al almuerzo en donde lo aguardaban más de 80 personas, al tiempo que descartó que se tratara de un homenaje o del inicio de algún movimiento político.

De la Rúa dijo tener "mucho gusto de reunirme con amigos. De ninguna manera se trata del inicio de un movimiento político". Y agregó que "el único homenaje que cabe es al pueblo argentino que recuperó la democracia hace 25 años".

Sin embargo, fue Lombardo quien adelantó el miércoles a DyN que la comida era "para manifestar el aprecio a De la Rúa y reconocer una gestión que no ha sido reconocida suficientemente".

Consultado por DyN acerca del anuncio de la Presidenta sobre el proyecto para eliminar la "tablita de Machinea" dijo: "No voy a hacer declaraciones hasta que no tenga libertad".

El ex presidente de la Alianza UCR-Frepaso, que debió renunciar al gobierno en diciembre de 2001 en medio de una grave crisis institucional, llegó a las 13.20 y se sentó en una mesa alejada de la puerta.

Con un bajo perfil se quedó en el encuentro poco más de una hora. Tras comer la entrada y parte del plato principal en el salón comedor, empezó a sonar música de baile a un volumen sorpresivamente alto.

En la parte de atrás del restorán, otros comensales también festejaban el fin de año y comenzaron a bailar. Como apenas podía escucharse lo que hablaba De la Rúa con su gente, el ex mandatario decidió apurar el brindis, deseó "buenas fiestas para todos" y se retiró sin hacer declaraciones.

Uno de los que estaba sentado en la misma mesa que De la Rúa fue el ex legislador porteño Héctor 'Tito' Lapadú. Dijo que el encuentro fue "una reivindicación del radicalismo capitalino, una comida de confraternidad para hacernos cargo y presentar una alternativa".

Si bien De la Rúa no se apartó de su silencio, algunos de los asistentes aseveraron -al igual que Lapadú-, lo dicho por Lombardo días atrás, en el sentido que se trató de una "reivindicación" ya que "la gestión que no ha sido reconocida suficientemente".

Cada uno de los asistentes pasó por la mesa colocada en la entrada y abonó los 45 pesos del menú que incluía entrada, plato principal y postre. Aunque la mayoría se quedó sin terminar de comer el pollo con salsa y papas noisette ante la intempestiva retirada de De la Rúa.

Comentá la nota