"No hay que pedirle heroísmo al juez"

En un congreso recordaron que los magistrados tienen que contar con las garantías necesarias para poder actuar con independencia. El titular de la Federación de Colegios de Abogados se quejó de quienes manejan las instituciones según los votos que suman.
Consejos de la Magistratura integrados de forma equilibrada. Fiscales y jueces dotados de las garantías necesarias para poder desempeñar sus funciones sin estar sujetos a presiones de ninguna clase. Respeto por los estándares que fijan las Constituciones y los tratados internacionales suscriptos por la Argentina que gozan de igual jerarquía. Estas son algunas de las conclusiones que surgieron ayer de la mesa panel en la que se discutió sobre independencia judicial, que sirvió de cierre del XVI Congreso Nacional del Equipo Federal del Trabajo.

El primero en disertar fue el presidente de la Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA), Carlos Andreucci, que efectuó un repaso sobre la evolución del estado, desde la concepción liberal clásica, hasta la denominada social de derecho.

El dirigente ilustró su exposición con datos estadísticos que maneja la FACA. "El 96,10% de la población de esta región cree que el Poder Judicial no es independiente del poder político, y el 100% sostiene que la Justicia no satisface las necesidades de los ciudadanos", reveló.

Andreucci también lamentó que en Iberoamérica se dé un fenómeno peligroso. "Los gobiernos suelen captar a la Justicia para sus fines y creen que esta debe ir de la mano de los votos. Si esto es así, entonces, estamos mal, porque cualquiera que gane una elección dirá: 'la Justicia es mía', cuando la Justicia nació para ser contramayoritaria. Un juez debe ser igual y el mismo para todos, y esa es la mayor garantía en una república", destacó.

El segundo en exponer fue Pedro Roldán Vázquez, vocal de la Cámara Penal de la Provincia. Puso énfasis en cómo repercuten en el derecho interno las disposiciones de las convenciones internacionales sobre derechos humanos. "Ellas expresan el fracaso del Estado-nación tradicional como protector de los derechos de las personas. Entonces, aparecen órganos supra-nacionales para controlar lo que sucede internamente en los estados", aclaró.

La Convención Americana sobre Derechos Humanos fija el derecho de toda persona de contar con un juez competente, independiente e imparcial. "Entonces, el magistrado debe estar revestido de una serie de seguridades y garantías para poder resolver los casos que se llevan a su conocimiento, porque sus decisiones pueden tocar intereses individuales o colectivos. Esto implica que a los jueces no podemos pedirles heroísmos, porque eso implicaría exigirles que no sean personas comunes. Sólo hay que dotarlos de garantías efectivas", resaltó.

Una larga lucha

El cierre estuvo a cargo de Antonio Bustamante, ex titular del Colegio de Abogados, que relató el derrotero del Consejo Asesor de la Magistratura de Tucumán desde 1991 hasta la fecha con el mismo énfasis con el que abogó por la recuperación del equilibrio del consejo en el orden nacional. "Para cumplir con el estándar del juez imparcial e independiente el sistema de selección es fundamental para asegurar que el elegido tenga el conocimiento técnico adecuado y el compromiso ético para apegarse sólo a la Constitución y las leyes", destacó.

Frases sueltas

La dimensión ética.- "(León) Trotsky decía que no hay revolución sin revolucionarios. Del mismo modo, no hay independencia judicial sin jueces independientes, pero este último es un problema de conciencia. Por más garantías externas que se le dé a un juez, si interiormente no lo es, siempre será alcahuete (sic) y dependiente. Insisto: la independencia es un problema interior, ético, de conciencia, y hasta psicológico" (Rodolfo Capón Filas, ex miembro de la Cámara Nacional del Trabajo).

Valores.- "Cuando se habla de la importancia de las escuelas judiciales para formar a los futuros magistrados, hay que preguntar quiénes formarán en ellas a los jueces y a partir de qué valores. Una cosa es que se lo haga a partir de valores como la solidaridad, la cooperación o la justicia social, y otra muy distinta que se parta de criterios diferentes. Entonces, hay que tener cuidado con esto" (Martha Dib, camarista laboral de Chaco).

Comentá la nota