Pedirían un rescate por el barco español

El secuestro del barco pesquero español Alakrana cobró mayor dramatismo ayer, luego de que sus captores amenazaron a las autoridades de España con "imponerles una fuerte pena" a los 16 tripulantes ibéricos que, de acuerdo con los piratas, "pescaban ilegalmente en Somalia".
Si bien este temerario mensaje fue interpretado en un primer momento como un ultimátum que ponía en riesgo la vida de los pescadores, secuestrados anteayer, especialistas insistieron en tomar la nota como un "pedido de abultado rescate".

La llamada con esta presunta petición fue realizada ayer a través de un teléfono satelital desde el puerto de Hobyo, en Somalia central, por uno de los líderes del comando pirata, quien se identificó como Sugule Ali.

Notoriamente molesto por la decisión de España de acudir al auxilio de la Unión Europea (UE) para comandar la operación de rescate del barco atunero, Ali acusó a los responsables del Alakrana de incurrir en la "pesca ilegal" en aguas somalíes.

"La tripulación española se enfrenta a una fuerte pena porque su gobierno solicitó ayuda de la UE para mantener la pesca ilegal en Somalia", señaló el vocero pirata, quien además responsabilizó al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de provocar el incidente. "Decidimos secuestrar el buque cuando tuvimos información de que España quería proteger la pesca de sus barcos en nuestras aguas", explicó.

Más tarde, otro captor, que dijo llamarse Abdi Mohammed, dio pistas sobre la posible ubicación del Alakrana y sus 36 tripulantes. "Nuestros colegas nos dijeron que llegarían al puerto [somalí] de Harardhere dentro de unas horas", declaró el pirata a la agencia AFP.

Esa misma fuente reveló que un segundo pirata se puso en contacto luego desde el puerto de Eyl, considerado el centro de operaciones de los secuestradores, para dar detalles sobre este secuestro que mantiene en vilo a las autoridades españolas.

Comentá la nota