Pedirían la intervención de la Justicia neuquina

La presentación la haría hoy la Subsecretaría de Salud ante Gavernet, defensor del TSJ.

"Mis acciones son promover los derechos de la ciudadanía y eso es lo que voy a hacer", dijo el representante del Tribunal.

Neuquén > La crisis en el sistema público de salud tuvo ayer un nuevo cimbronazo ante la falta de anestesistas en el hospital Castro Rendón, situación que determinaría a que la Subsecretaría pida la intervención de la Justicia para encontrar una rápida solución.

Así lo confirmó ayer el defensor del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Alejandro Gavernet, quien reconoció que esa sería la iniciativa que tomará hoy el organismo, y aclaró que espera -según se lo adelantó ayer en un encuentro el subsecretario de Salud, Gustavo Curtino- contar a primera hora del día con un informe de situación detallado que le permita analizar la problemática en profundidad y lo ayude a tomar una decisión al respecto.

"En este momento no puedo afirmar nada porque no tengo el informe en manos. Espero tenerlo hoy temprano para conocer en detalle la problemática, analizarla, saber cuáles son sus variables y luego definir mi posición", dijo, a lo que agregó: "Mis acciones son promover los derechos de la ciudadanía y eso es lo que voy a hacer. Hoy diría que no pienso declararme incompetente, pero es sólo una presunción".

"Los funcionarios de Salud se comprometieron a entregarme mañana -por hoy- el informe que les solicité para trabajar y ver cómo se actúa. Y espero que sea así", subrayó Gavernet.

La solicitud que Salud haría formal en la mañana de hoy -y que según el defensor del TSJ servirá para ponerlo en conocimiento y a sus efectos- surgió tras un pedido que Adrián Lammel, director del Castro Rendón, le hizo ayer a Curtino.

Según expresiones de Lammel, el hospital provincial sufre una carencia importante en esta área, lo que obligó a suspender 20 cirugías programadas del viernes hasta ayer.

"Contábamos con 5 profesionales, pero 3 nos presentaron certificación médica, por lo que nos vemos imposibilitados de funcionar y no podemos cubrir ni las guardias activas ni las pasivas", expresó Lammel, quien explicó que para funcionar normalmente se necesitarían 11 anestesistas, aunque con 6 podría darse intervención a las operaciones.

El director del nosocomio aclaró que esta situación lo llevó a pedir, mediante un informe escrito, "que tanto el Ministerio como la Subsecretaría se responsabilicen de la actualidad, que ya es intolerante".

Remarcó que desde el organismo provincial le aseguraron que intentarían responder a su pedido y que "Curtino haría un pedido formal ante Gavernet pidiendo su intervención".

Comentá la nota