Pedirán homologar por Ley paritarias en el Estado

Así lo anticipó en un reportaje con periodistas de este diario el secretario general de UPCN, Osvaldo Lorito. Se presentará el proyecto en una semana. Es el mismo convenio colectivo que la subsecretaría de Trabajo de Neuquén no homologó, y que ATE no quiere. Duras críticas al ministro Tobares. Pantallazo de un sindicalismo estatal que convive con la CTA, no en buenos términos.

El secretario general de UPCN, Osvaldo Lorito, asegura que el gremio en Neuquén ya tiene 12.500 afiliados en el Estado. Cuando se le pregunta porqué entonces la agenda del gobierno la marca la CTA, asegura que es por una cuestión de métodos: dice que ATE genera conflictos como sistema. Y que los funcionarios son "temerosos".

Más allá de los conceptos –jugosos- vale la pena anticipar una noticia: el convenio colectivo que UPCN elaboró con el gobierno durante 2008, que luego no se puso en vigencia porque Trabajo de provincia no lo homologó, será presentado en la Legislatura, para que sea homologado por Ley.

Se tendrá así un interesante debate político, en la Cámara de Diputados que acaba de aprobar el convenio colectivo de Trabajo para el Poder Judicial.

Lo que sigue es la parte sustancial de una larga charla que Lorito tuvo con periodistas de este diario en el programa Sin Pelos, por FM Récord.

¿Cómo está hoy el sindicato?

Hacia adentro está muy sólido, sigue creciendo, superamos ya los 12.500 afiliados, y con una solidez de cuadros, de estructura en toda la provincia, que da una fortaleza muy grande. Hemos regionalizado la provincia, con responsables en cada región, que permitan la mejor resolución de los temas. Y hemos tenido un buen resultado, hemos conseguido no tener afiliados de primera y segunda, sino una igualdad muy importante, aun en los parajes más inhóspitos y alejados.

Hacia fuera, lamentablemente, por la no voluntad política de gobernantes, en gran medida, tenemos una relación muy espasmódica, no hay interlocutor.

¿Más allá de lo que ha hecho (el ministro) Jorge Tobares, por ejemplo?

Ese es un punto de inflexión. Ha sido prácticamente el único interlocutor, con facultades importantes, y con un manejo irracional. Le adjudico la responsabilidad de que los trabajadores no tengan un Convenio Colectivo de Trabajo, que democratice las relaciones entre el Estado y los trabajadores. Después de meses de trabajo, de 32 actas, inexplicablemente la secretaría de Trabajo no lo homologó. Estuvo en la cabeza de esta decisión, ideológicamente, Tobares. De la misma manera es el responsable que la provincia haya invertido más de 140 millones de pesos en la masa salarial de una manera inequitativa, sin justicia. Lo vinculo incluso profundamente con una connivencia con ATE, la CTA y aun con el propio (partido político) UNE. Hasta el 28 de agosto, por lo menos, Tobares ha producido una mala utilización de los recursos, en un Estado con una proyección de déficit de 500 hasta 1.000 millones de pesos, que ha aumentado su masa salarial sin dejar contento a nadie.

¿Siendo un gremio mayoritario, porqué ATE y la CTA aparenta un manejo mayor de la agenda del gobierno?

Hay una diferencia sustancial en el manejo del reclamo. Sostenemos que al trabajador no hay que exponerlo, mientras la CTA parte de la mecánica de producir conflictos. Han olvidado su responsabilidad de dirigentes sindicales de solucionar conflictos. Está teñida de una responsabilidad política. Hay afiliados muy enojados porque terminan financiando campañas políticas de UNE.

El otro elemento es la debilidad del propio Estado, que no separa lo que es político de lo que constituye un simple conflicto sindical. En general los funcionarios son muy temerosos. Vemos con asombro como algunos ministros se reúnen y prometen el oro y el moro, en pequeños problemas de sectores, a espaldas de nuestro sindicato.

¿Y en este contexto, qué pasa con las paritarias?

En función de lo que está pasando con las paritarias judiciales, no olvidamos la pelea para consagrar el convenio colectivo de trabajo, las paritarias generales. Hay una instancia judicial, una administrativa por el ministerio de Trabajo de la Nación, y otra es que vamos a presentar un proyecto de ley en Legislatura para que se homologue el convenio general. En una semana, más o menos se presentará. Para que se debata en la Legislatura, para que se profundice la discusión, porque no hay motivos para no homologar un convenio como el que se trabajó.

Es paradójico que un gobierno que asumió con la premisa de reducir conflictos, se demore en instalar la negociación colectiva, ya que es un cauce apropiado para resolver conflictos.

Sí…es el modelo Tobares. Tienen debilidades jurídicas por todos lados. Han abierto mesas sectoriales de negociación, paritarias sectoriales. Nosotros resolvimos presentarnos, más allá de no abandonar la lucha por la paritaria general. Una vez, hace un año, hice un convite general para juntar a todas las organizaciones sindicales, para que Tobares no siga dividiendo para reinar. En el marco de estas incongruencias, hace un mes que nos sentamos también en las paritarias sectoriales. Aun en aquellas donde estamos en minoría, como en Rentas, donde ATE tiene cuatro representantes y UPCN uno. Pero vamos igual, para demostrar con el ejemplo cuál es el camino.

Dentro de los servicios básicos del Estado, hay algunos que están en serios problemas, como el de Salud y Educación, ¿no?

El de Salud es un tema preocupante. Se invierte mal mucho dinero, que no resuelve en sí mismo. Está en terapia intensiva, cerca de la morgue, con una gran crisis de recursos humanos, y fundamentalmente, en la gestión. No hay quién le ponga el cascabel al gato.

Hay estructuras burocráticas que no sirven, y atentan contra la propia prestación. Hay mucha burocracia en las zonas. La subsecretaría tiene por lo menos 80 médicos haciendo tareas administrativas, que deberían estar en los hospitales. Esto se resuelve con las paritarias. Es para preguntarse por qué motivo están suspendidas, cuando en Salud es una cuestión de vida o muerte.

La sensación que uno tiene es que siempre se habla de lo mismo y nunca se resuelve nada.

Exactamente. (Daniel) Vincent es inimputable. Hay hasta violencia laboral en los hospitales, donde cunde el malhumor, el enojo. Hay jefes de área que terminan agrediendo a los trabajadores. Porque no hay reglas de juego claras, no hay insumos, hay trabajadores recargados en sus tareas…

También hay récord negativo, como el hospital de Plottier, que no se pone en funcionamiento…

Por eso digo, no sirve nada si no tenemos a la gente defendiendo con alegría el sistema de Salud. Otra cuestión es el recupero, el hecho de cobrar a las obras sociales, pero nadie se preocupa, se hace muy mal. Acá se accidenta alguien con mucha plata, y termina siendo atendido en un hospital público, gratis, como cualquier careciente. Nadie le cobra, puede pasar hasta con Benetton…

Comentá la nota