Pedirán al G-20 una acción concertada

El reclamo lo harán los Estados Unidos frente a la crisis global. Además, plantearán la participación de organismos de crédito, a los cuales se les deberían dar más recursos para préstamos de emergencia
El gobierno de los Estados Unidos promoverá entre los países europeos una acción concertada y enérgica contra la crisis, con importante participación de las instituciones multilaterales de crédito, como el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Así lo reveló anoche el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos mediante un comunicado con las líneas de trabajo que su titular Tim Geithner presentará ante sus colegas del G-20 en Europa y sobre las cuales espera alcanzar un consenso.

Los países G-20 deberán trabajar conjuntamente con las instituciones financieras internacionales y movilizar los recursos sustanciales que pueden ser desplegados rápidamente y en formas innovadoras para ayudar al crecimiento de las economías emergentes y a los países en vías de desarrollo, para comenzar la recuperación, según el texto.

Para este esfuerzo, el G-20 debe apoyar al FMI con fondos que serán destinados a Préstamos de Emergencias (NAB por sus siglas en ingles). "Mañana (por hoy) salgo para Europa, donde tengo la misión de lograr un consenso entre los países del G-20 para poner en práctica los lineamientos y hacer frente a la crisis económica global", dijo Geithner durante su reunión en la Casa Blanca con el presidente Barack Obama.

El fondo NAB -según explica la misiva- se podría aumentar hasta en u$s500.000 M y la membresía se podría ampliar para incluir más países del G-20.

La agenda norteamericana para el G-20 contempla lograr consensos con base en un amplio marco de reformas a los estándares globales y propone que las instituciones financieras internacionales sean objeto de estrictos controles de supervisión y regulación. Además favorece la puesta en práctica de un marco eficaz para los requisitos al capital, que proporcione una mejor protección contra crisis futuras.

En adición propone el aumento de la cooperación para evitar los lavados de dinero y el financiamiento al terrorismo, y procurar un marco legal que se pueda implementar en situaciones de crisis.

Obama había adelantado el miércoles que su país promoverá una respuesta agresiva a la crisis financiera internacional durante la cumbre del G-20 que, tendrá lugar en abril, aunque aseguró que Washington actuará de forma coordinada y multilateral con sus socios.

"Los Estados Unidos son parte de una economía global integrada. Por eso debemos pensar no sólo en lo que está sucediendo en casa (...) También debemos ser conscientes de lo que ocurre en el exterior", aseguró.

Comentá la nota