La CGT pedirá al Gobierno que le ponga un techo al aumento del dólar

Juan Belén, número dos de la central, dijo que le plantearán a Massa su preocupación por la suba constante del billete verde. Y adelantó que insistirán en el plus salarial
Mientras la industria sigue con entusiasmo el repunte diario del dólar y se ilusiona con la posibilidad de un tipo de cambio en torno a los $ 4 para los próximos meses, la primera línea de la CGT planteará en los próximos días al Gobierno su inquietud por el impacto que la suba de la divisa norteamericana tendrá sobre el nivel de precios y reclamará un techo para el aumento del billete verde que no ponga en riesgo el poder adquisitivo de los salarios.

“La preocupación (por la suba del dólar) va a ser planteada al jefe de Gabinete y esperamos a ver qué respuesta nos dan”, adelantó ayer a El Cronista el metalúrgico Juan Belén, número dos de Hugo Moyano en la conducción de la central obrera. El dirigente, quien señaló que para hoy la entidad espera confirmación de la fecha del encuentro que solicitó la semana pasada a Sergio Massa, aseguró que entre la dirigencia sindical hay temor por cómo repercutirá el constante incremento de la divisa sobre la inflación, por lo que aguarda precisiones de parte del Gobierno sobre cuál será el límite del ajuste en el tipo de cambio.

El viernes el dólar minorista cerró a $ 3,47 (acumuló una suba de 8 centavos en la semana) y los analistas del mercado dan por hecho que detrás de ese retoque hay una firme decisión de la Casa Rosada de que el piso de la divisa llegue esta semana a $ 3,50.

En la CGT comparten esos pronósticos y creen que el oficialismo autorizó ese aumento paulatino como parte de su estrategia para reactivar el mercado interno y la economía. Pero temen que, ante la falta de un techo para la cotización, el escenario termine acercándose a las pretensiones industriales que aspiran a un dólar de $ 4, lo que resulta una solución “inadmisible” para el bolsillo de los trabajadores.

“Esta suba de 10% a 15% de los últimos tres meses va a rebotar tarde o temprano en el costo de vida y nos va a carcomer el poder adquisitivo de los salarios”, advirtió Belén. Y rechazó en forma terminante que la CGT vaya a acompañar la devaluación alentada por la industria. “Los industriales quieren empardar con el costo real de Brasil, son todos polifulleros. Quieren cada vez ganar más, trabajar menos y sacarse de encima al personal”, se quejó el dirigente.

Otro referente sindical indicó que para los gremios es clave conocer la magnitud del ajuste en el tipo de cambio y sostuvo que el corrimiento de las últimas semanas se hará sentir en el nivel de precios. “Podemos acompañar algún retoque, pero esto va demasiado rápido y nos va a castigar a todos”, alertó.

En ese sentido, desde la conducción de la CGT aseguraron que también aprovecharán el encuentro con Massa para reiterar su reclamo por el pago de un plus salarial que compense el desajuste por la inflación acumulada y por aumentos futuros. “Varios gremios lo están negociando cada uno por su lado, pero es muy probable que la central obrera acompañe el pedido”, apuntó Belén.

La agenda de reclamos que Moyano llevará al jefe de Gabinete, según lo resolvió el último jueves el consejo directivo de la entidad, incluye además la eliminación de la denominada tablita de Machinea del impuesto a las Ganancias y la reimplantación de la doble indemnización como mecanismo para frenar la multiplicación de despidos en diversas actividades.

En tanto, el miércoles representantes gremiales y empresarios se reunirán en el Ministerio de Trabajo en el marco del flamante Observatorio de Empleo para analizar los datos sobre despidos y suspensiones.

Comentá la nota